Kiosco

La Opinión de Málaga

Pleno municipal

Catedral de consenso, historia arrojadiza e intervención de Juan Cassá: así ha sido el follón mayúsculo en el pleno de Málaga

Un sorprendente desacuerdo entre los grupos municipales obliga a votar una moción en apoyo de la rehabilitación del templo que iba a ser institucional como ordinaria

Imagen del salón de plenos del Ayuntamiento de Málaga, este jueves. A. I. M.

La unanimidad estaba más que servida, es más, estaba pactada. Estaba previsto que una moción ordinaria presentada por Ciudadanos en apoyo a la rehabilitación de la cubierta de la Catedral recabase el voto de todos los grupos municipales, precisamente por la necesidad incontestable que tiene el templo mayor de Málaga de solventar el problema de grietas y filtraciones que la amenaza desde hace años.

De hecho, ni siquiera iba a haber debate en el Pleno porque el día de antes los grupos habían acordado elevar la propuesta de Noelia Losada a moción institucional. Según ha podido saber este periódico, se llegó a ese acuerdo al mediodía aunque esta misma mañana, poco antes del comienzo del pleno, se ha dado marcha atrás por no contar con el apoyo del Partido Popular.

Imagen de la moción institucional del Ayuntamiento de Málaga sobre la Catedral. L. O.

Un movimiento criticado duramente por ambos partidos de la oposición, que llegaron a pedir en varias ocasiones al alcalde de Málaga mantener la votación de la iniciativa como moción institucional.

“¿Qué más institucionalidad que la votación a favor de todos los grupos? Es mucho más hermoso votar cada uno de los puntos que la institucional, ¡clarísimo!”, defendió Francisco de la Torre.

Y contra todo pronóstico, para el asombro de todo el salón de plenos, en pleno rifirrafe entre el regidor y la oposición, Juan Cassá, el concejal no adscrito -que siempre se ha limitado a apoyar el sentido de voto del equipo de gobierno sin intervenir- tomó la palabra.

“No va a ser institucional porque para que sea institucional necesita mi apoyo y yo no lo voy a apoyar. No hay lugar. Gracias”, espetó el exconcejal de Ciudadanos ante la perplejidad de De la Torre, que le agradeció el gesto al tiempo que quiso dejar claro que no era necesario porque ya se contaba con la negativa de los populares.

Con todo, la moción salió adelante por unanimidad, aprobándose en un clima de incomprensible enfrentamiento prestar todo el “apoyo técnico” para facilitar el desarrollo de las obras, cofinanciarlas junto a la Junta de Andalucía y la Diócesis, sin descartar colaboración público-privada, además de pedir al Gobierno central, tras las elecciones andaluzas, una consignación presupuestaria para agilizar el trabajo de la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura.

Moción de Cs sobre la reforma del tejado de la Catedral de Málaga.

Moción de Cs sobre la reforma del tejado de la Catedral de Málaga. L. O.

Con nombre y apellido

Este sorprendente desacuerdo entre los miembros del Pleno se manifestó previamente en una moción urgente presentada por el Partido Popular con el mismo propósito, mostrar la intención de la Corporación municipal de agilizar los trámites y participar económicamente en el tejado a dos aguas que protegerá la cubierta de la catedral de las lluvias y las inclemencias del tiempo, después de que la Delegación de Cultura haya dado, por fin, el visto bueno.

Eso sobre el papel, aunque De la Torre añadió más motivos: “Si hemos presentado una moción urgente es porque queríamos matizar unas cuestiones a algo que estamos muy de acuerdo, pero que no podíamos hacer un relato donde faltara parte de la historia esencial. Los problemas de la catedral de estos últimos años tienen nombre y apellido”. 

Un dardo a la Junta de Andalucía socialista que De la Torre viene lanzando públicamente desde que se desbloqueó el proyecto para la reforma del templo, y que quería que quedase reflejado en los acuerdos plenarios. ¿La clave? Tres líneas en el primer punto del acuerdo: “Tras décadas de espera y de imposición de otras soluciones que han demostrado su ineficacia por parte de anteriores ejecutivos regionales”.

Moción del PP sobre la reforma del tejado de la Catedral de Málaga.

Moción del PP sobre la reforma del tejado de la Catedral de Málaga. L. O.

De manera que los hechos sucedieron así. Primer turno de intervención: consenso esperado. “Nos alegramos de que se haya entendido la necesidad de hacer este esfuerzo de reflexión”, celebraba Francisco de la Torre. “Si hay empresas que se quieran sumar, la financiación de esta obra será más ágil. Cerremos filas para colaborar en su financiación”, decía Noelia Losada, la edil de Cultura. 

“Nos parece muy buena noticia para Málaga, por fin podemos salvar nuestra catedral”, añadía desde Unidas Podemos, Remedios Ramos. “Estamos totalmente de acuerdo con el apoyo a las obras de la catedral”, ofrecía la socialista Lorena Doña. 

Por tanto, terreno allanado para que la moción del Partido Popular saliese adelante por unanimidad hasta que Lorena Doña propuso una enmienda en la redacción para eliminar la alusión al Gobierno andaluz socialista, que recibió la negativa frontal por parte de alcalde. A partir de ahí, el caos.

“Hubo una imposición en la etapa que ustedes gobernaban que supuso un costo y fue un fracaso. Es verdad, yo lo viví. Fue una oposición más política que técnica. Poner esto es historia, esta historia no se puede cambiar. Comprendo que les moleste un poco”, esgrimió De la Torre, que se negó a aceptar la enmienda.

Busque la concordia, señor De la Torre. Si estamos avanzando, con quitar una frase, ¿qué le va en ello? Hagámoslo por unanimidad”, insistió el portavoz socialista, Daniel Pérez, que le recriminó al regidor que aprovechaba la propuesta para hacer campaña electoral.

“Nos gustaría esta mañana que esta moción saliera con unanimidad, la catedral se lo merece. Estamos diciendo que lleguemos a un acuerdo unánime. No nos vale el pin pan pum. No hagamos demagogia ni quien tuvo la culpa en algo tan importante”, intervino Remedios Ramos.

Tras el tenso debate, la votación salió adelante con el voto a favor de PP y Cs (y Juan Cassá), así como con la abstención de toda la bancada de la oposición. Catedral de consenso, historia arrojadiza.

Compartir el artículo

stats