La Opinión de Málaga y Prensa Ibérica organizaron este jueves en la Casa Diocesana de Málaga la quinta edición del evento Marca Málaga, una jornada dedicada al análisis en profundidad y la discusión de las nuevas realidades y futuras potencialidades del tejido productivo malagueño, en lo que se considera ya un cambio de era y de tendencia protagonizado por el despegue de la capital de la Costa del Sol como polo de atracción de empresas tecnológicas y de última generación.

 El evento, patrocinado por el Ayuntamiento de Málaga, Promálaga, Junta de Andalucía y Caixabank contó con la ponencia principal de Fernando Faces, economista y profesor en San Telmo Business School y las intervenciones de Rocío Blanco, consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo en funciones de la Junta de Andalucía, Margarita del Cid, vicepresidenta segunda de la Diputación de Málaga, Juan Ignacio Zafra, director territorial de Andalucía Oriental de la entidad financiera Caixabank, y Rosa Sánchez, concejala del Ayuntamiento de Málaga.

Málaga, referente

 El director de La Opinión de Málaga, José Ramón Mendaza, se preguntó en la intervención inaugural del evento «por qué Málaga brilla con luz propia» convirtiéndose en un referente absoluto para las ciudades con una población de medio millón de habitantes. Para Mendaza, la triple apuesta por la cultura, el turismo y la tecnología habían sido «elementos determinantes para convertir Málaga de un lugar de paso a un sitio donde quedarse». El director de La Opinión calificó de «muy importante y transformador de la ciudad» la candidatura de la capital de la Costa del Sol a obtener la Exposicion 2027.

El director de La Opinión, José Ramón Mendaza, inauguró el acto con sus palabras ALEXZEA

Precisamente, tras la emisión de un video en el que se explicaban los pormenores de la candidatura malagueña a la Expo 27, fue el turno de Rosa Sánchez, concejala de promoción de la ciudada y captación de inversiones, quien tomó la palabra para indicar que en los trabajos que se llevaban realizando desde hace años «empezaban a encajar las piezas de una Málaga sostenible, que apuesta por la tecnología y que mantiene el entramado cultural y turístico». Para Sánchez el éxito de Málaga se basa en una triple vertiente que tiene que ver con la ciudad en sí (conectividad, clima, comunicaciones, situación geoestratégica, etc), la colaboración público-privada y la existencia de proyectos de futuro.

A continuación subió al estrado en representación de la Diputación de Málaga, su vicepresidenta primera, Margarita del Cid, quien indicó que el gran potencial que estaba demostrando Málaga venía dado por «el dinamismo del tejido empresarial de la capital y de la provincia y la ayuda de unas instituciones que habían trabajado codo con codo hasta conseguir hacer de Málaga el epicentro económico de Andalucía». Del Cid aseguró que era necesario afianzar el revulsivo tecnológico ante la incertidumbre económica que vivimos en la actualidad, con una inflación disparada y con los precios de la energía por las nubes, para convertir Málaga en un «oasis de certidumbre». Por último, la vicepresidenta provincial se reafirmó en seguir potenciando el modelo de ciudad y de provincia para seguir creciendo y llegar a ser «referentes mundiales».

Cambio de era

Fernando Faces, economista y profesor en San Telmo Business School, pronunció la ponencia titulada “Málaga ante un cambio de era” en la que hizo un recorrido por las nuevas realidades que emergen en una economía malagueña que ha virado el rumbo gracias a una decidida apuesta por la captación de talento profesional en los nuevos sectores tecnológicos y de última generación en un entorno mundial muy castigado por el coronavirus y la reciente guerra de Ucrania.

Faces alabó la salida tan dinámica que Málaga había tenido de la crisis, en la que se había erigido como la provincia número uno en creación de empresas y con el mayor aumento de afiliaciones a la Seguridad Social.

Tras la ponencia del profesor Faces, intervino el director de Caixabank en Andalucía Oriental, Juan Ignacio Zafra ALEXZEA

El apoyo de las instituciones y la colaboración público-privada son para el experto economista, junto a la acertada diversificación de los sectores productivos, «los elementos claves en esta recuperación tan rápida y estable».

«Málaga no se va a parar ahora en estos dos años de crisis tras treinta años de trabajo - indicó Faces- porque tiene un sólido proyecto de futuro».

El profesor de la Escuela de San Telmo enumeró a continuación todos los aspectos que estaban dificultando la progresión económica a nivel mundial:inflación desbocada, subida de tipos de interés, la guerra de Ucrania y un aumento desmesurado de las políticas sociales en muchos de los gobiernos europeos.

Faces señaló que más que una era de cambios, lo que se está produciendo ahora mismo en el mundo es «un cambio de era».

Volviendo a Málaga, el ponente comentó que otro de los méritos de la ciudad es que no sólo estaba reteniendo talento, sino que también lo creaba y lo tenía». Por último, señaló que las ciudades sostenibles son el futuro ya que próximamente el 80% de la población va a vivir en núcleos urbanos, donde las tecnologías van a ser muy importantes siempre y cuando no actúen cada una por su lado y sí lo hagan de forma convergente para cambiar las ciudades, como está haciendo Málaga, a la que calificó como un ejemplo de «sostenibilidad económica con una asignación eficiente de los recursos».

La consejera de Empleo en funciones de la Junta de Andalucía, Rocío Blanco, durante su intervención ALEXZEA

 Tras la ponencia, Juan Ignacio Zafra, director territorial en Andalucía Oriental de Caixabank, tomó la palabra para hablar de las oportunidades de Málaga. Zafra apostó por la inversión «en la economía del conocimiento» para convertir a Málaga en «el tractor de Andalucía» siempre y cuando siga «superando el reto demográfico de ir creciendo en población año tras año». Zafra reiteró su confianza en la candidatura a la Expo del 27 por su «marcado carácter sostenible» y respecto a la cultura echó de menos la llegada a Málaga de la industria asociada a la misma.

Papel dinamizador de las administraciones

 Rocío Blanco, consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo en funciones de la Junta de Andalucía clausuró el evento indicando la bonanza económica que Andalucía llevaba para salir de la crisis de los dos últimos años y reiteró el papel dinamizador de las administraciones para canalizar ese crecimiento.

A continuación glosó los buenos datos económicos que ofrece Málaga en creación de empresas, afiliaciones a la seguridad Social, etc. y defendió la gestión del alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, como líder de esta nueva situación económica que ha convertido a Málaga en «el puntal de Andalucía a la hora de crear riqueza y empleo, finalizando su intervención indicando que «si a Málaga le va bien a Andalucía le va bien».