El Sindicato Médico de Málaga (SMM) y el Colegio Oficial de Médicos de Málaga (COM) se concentraron ayer para manifestar su repulsa hacia la última agresión producida en la provincia. Médicos y sanitarios volvieron a manifestarse, esta vez en el centro de salud Trinidad Jesús Cautivo, en contra de una lacra que «va en aumento».

En esta ocasión, el motivo de la concentración fue la agresión sucedida el pasado viernes, cuando una paciente abofeteó a una facultativa de una ambulancia en la capital. Esta es la segunda agresión en lo que llevamos de julio, que se suma a las seis ocurridas desde comienzos de año.

En total, ocho trabajadores sanitarios han sido agredidos en este 2022. En verano, además, la presión asistencial es mayor y el número de sanitarios disminuye, por lo que la temporada estival aumenta el riesgo de sufrir este tipo de actuaciones.

En repulsa hacia las mismas, el SMM y COM volvieron a congregarse para exigir más medidas de seguridad que protejan la integridad del personal sanitario, así como concienciar a la ciudadanía. Bajo el lema ‘No más agresiones, tolerancia cero’, médicos y sanitarios denuncian «la grave situación» que viven los facultativos, al tiempo que advierten de que el volumen de agresiones está volviendo a las cifras previas a la pandemia, durante la que se redujeron considerablemente.

Desde el Colegio de Médicos recuerdan que todo el personal sanitario dispone de un Teléfono de Atención Urgente (TAU), operativo todos los días del año y atendido por el equipo jurídico del COM, para cualquier caso de agresión.