Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Inmigración

Una ficción sobre la difícil realidad de los inmigrantes extutelados

La residencia del IES La Rosaleda se ha transformado durante unos días en el escenario en el que se desarrolla parte de la historia de un cortometraje dirigido por Adrián Ordóñez y con un guión de Sergio Rubio premiado en el Festival de Cine de Málaga de este año. Una historia que busca acercar a la sociedad la compleja situación de los inmigrantes que llegan solos siendo menores. Dos de ellos ponen cara y voz a este colectivo

Hassan El Boujaddaini en su papel de Rachid en un momento del rodaje. La Opinión

Cuando Hassan salió de Marruecos con 16 años buscando un futuro tal vez se imaginaba trabajando en España tras haber podido estudiar y formarse. Pero seguro que nunca pensó en ponerse delante de una cámara y de un equipo técnico de más de treinta personas. Hacer un casting y pruebas de vestuario, ensayar o memorizar un texto probablemente no entraban dentro de sus planes.

Cuatro años después de llegar a España solo y dos desde que se quedó en la calle tras tener que dejar el centro de menores de Melilla, Hassan El Boujaddaini se ha convertido en el protagonista del cortometraje ‘Todo va bien’. Un proyecto cinematográfico que pretende reflejar la realidad de los jóvenes inmigrantes extutelados. Contar las dificultades que encuentran cuando una vez alcanzada la mayoría de edad son expulsados de los centros de menores y tienen que buscarse la vida solos.

Dirigido por Adrián Ordóñez y con un guión de Sergio Rubio premiado en la pasada edición del Festival de Cine de Málaga, el corto acaba de concluir la fase de rodaje. Hassan y otro chico extutelado, Oussama Orjienal, son los protagonistas de esta historia que no podía ser contada de otra forma.

«Prefería pegarme semanas ensayando con chavales extutelados que rodar con actores profesionales. Quiero darle al corto un toque documental. Que cuando la gente lo vea, el mensaje le llegue más fuerte», explica el director del cortometraje.

Un mensaje que no es otro que el mismo que él ha descubierto al adentrarse en la realidad de los extutelados. «Lo que quiero contar es lo que les puede costar sobrevivir en nuestro país por su color, su raza, su religión... Pero al mismo tiempo yo me he encontrado a chavales que en cuanto tienen una mínima oportunidad la cogen y tienen muchísima ilusión, algo que nosotros no valoramos».

Además, Adrián Ordóñez cree que este trabajo podría suponer una oportunidad para estos jóvenes, «abrirles un camino». De hecho, aunque finalmente sólo son dos inmigrantes extutelados los que aparecen en pantalla, se pensó que otros chicos pudieran participar detrás de la cámara o ayudando con el sonido aunque las dificultades con los permisos no lo han hecho posible finalmente.

Para seleccionar a los actores, el equipo del corto ha contado con la colaboración de dos ONG, Málaga Acoge, «prácticamente la sede» de este equipo de cine, y la cordobesa CIC Batá, a través de las cuales han conocido a más de 30 jóvenes inmigrantes. Aunque cuando vieron a Hassan tuvieron claro que tenía que ser el protagonista, no era fácil convencer a los chicos para que participaran. «A la mínima que les sale un trabajo te dicen: ‘lo siento pero tengo que trabajar’», explica el director del proyecto.

Adrián no conocía tan de cerca la realidad de los extutelados pero sí tenía experiencia tanto trabajando con actores no profesionales como en temas sociales. Sus dos proyectos anteriores, premiados a nivel internacional, ‘Enjoy’ y ‘Elly’, tratan sobre la sexualidad en personas con discapacidad y sobre la violencia de género. «Siempre intento mandar mensajes sociales», explica y confía en conseguir ahora que el público cambie su mirada y su trato hacia los extutelados, contribuir a derribar los prejuicios.

Por su parte, Hassan asegura que la experiencia le está gustando mucho. «Soy el protagonista. No esperaba que saliese todo bien, pero va muy bien y me gusta», cuenta en el último día de un rodaje que pese a su inexperiencia ve «muy bien organizado».

Ensayo en el que participan Hassan y Oussama Orjienal, otro chico extutelado. L. O.

Un aprendizaje mutuo

Junto a Hassan y Oussama, entre la decena de intérpretes de ‘Todo va bien’ destacan dos actrices profesionales: Adriana Cura y Emejota Ortiz. Además, en el equipo técnico también cuentan con Fernando Jiménez, actor y director de actores.

«La dificultad, obviamente, es que a un actor profesional le pides algo y te lo hace. Ellos son como un bloque de mármol y tú tienes que empezar a tallar», explica el director. Sin embargo, todo el equipo está aprendiendo también mucho de estos jóvenes inmigrantes. «Cuando termine el corto nunca se me va a olvidar que no pierden la sonrisa pese a todo lo que les ha pasado. Es increíble que un chaval de 20 años me esté dando una lección todos los días», admite Adrián Ordóñez.

El rodaje se ha desarrollado esta pasada semana en la residencia del IES La Rosaleda y en el recinto ferial del Cortijo de Torres y ahora continuará todo el proceso creativo y técnico hasta el estreno en marzo próximo en el Festival de Málaga y en otros certámenes que ya les han abierto las puertas.

Aunque han podido financiar parte de los gastos a través de un crowdfunding, el cortometraje aún necesito un empujón económico hasta llegar al estreno. «Es un tema peliagudo que genera rechazo y por eso es más difícil sacarlo adelante. Yo quiero explicar que el problema a veces no son ellos [los inmigrantes extutelados]. En cuanto llegan aquí los criminalizamos, los metemos en suburbios...», lamenta Adrián Ordóñez. Por eso, su ilusión es que este cortometraje haga ver a la sociedad que no estamos entendiendo bien esta realidad o que, al menos, provoque una reflexión en el público .

Compartir el artículo

stats