Cada vez parece más cerca y evidente el final definitivo de la era Al-Thani en el seno del Málaga CF. Todas las decisiones que han llegado de los juzgados en los últimos tiempos han ido poco a poco restando poder y relevancia al jeque que hasta hace no mucho presidía a todos los efectos la entidad malagueña.

El último varapalo de la Audiencia Provincial de Málaga hace solo unos días fue desestimar el recurso de apelación presentado por Abdullah Al-Thani, en referencia a la sentencia del pasado 5 de junio de 2019 que otorgaba a la empresa BlueBay el 49% del capital del club en poder de la sociedad Nas Spain 2000. Este último reparto de acciones determinará que entre BlueBay y la APA, con el 3% de las acciones, consigan una mayoría de acciones frente al jeque una vez que se ejecute la sentencia.

Para entender los siguientes pasos a dar, este periódico se ha puesto en contacto con Carlos Aranguren del despacho Barrilero y Asociados, abogado de la cadena hotelera inmersa en este proceso. Aunque el defensor de los intereses de BlueBay asegura que es pronto para afirmar algo en concreto y que todavía no se ha puesto en contacto con sus clientes, comenta que uno de los próximos movimientos será convocar una junta directiva. En esta reunión se resolverían los detalles hacia la disolución, una opción a la que el grupo está abocado según Aranguren. «La disolución judicial es un nuevo procedimiento, habría que ir al Mercantil de Málaga y eso llevaría más tiempo, ya que está sujeto a los plazos judiciales. Además de la guerra que quiera dar el jeque», apunta el letrado.

Pero en líneas generales, Aranguren se muestra satisfecho con la última sentencia, que «confirma lo que decíamos nosotros desde el principio, es el jeque es el nos ha obligado a seis años de procedimiento». La sentencia de primera instancia aclara bastante la situación y el abogado de la cadena hotelera no cree que la Audiencia admita un último recurso de Al-Thani y sus representantes legales. Pero en caso remoto de que se tramitase, «no nos afectaría porque es una sentencia firme a todos los efectos», apunta Aranguren. Los letrados del jeque disponen de 20 días laborables para recurrir la sentencia desde que sale, pero lo tienen bastante complicado.

Con todos los antecedentes, el camino que salvo sorpresa tomarán desde BlueBay será ir directamente a por la disolución de Nas Spain 2000, para lograr así una total independencia de Al-Thani para el futuro de la entidad de Martiricos . «Va a ser imposible llegar a un acuerdo con Al-Thani e ir de la mano con él es absurdo», comenta el representante jurídico de BlueBay.

Mientras, por otra parte, se resuelve también el proceso que abrieron los pequeños accionistas contra Al-Thani por administración desleal y que ha desembocado en que, a día de hoy, el catarí esté fuera del club con una administración judicial de por medio. Luego está la otra empresa vinculada al club de Martiricos y que a día de hoy está totalmente intervenida, porque es solo y exclusivamente de la familia Al-Thani es Nas Football.

En total, son ya seis años los que se está alargando este juicio entre la hotelera BlueBay y exdirigente el catarí por la cuestión de las acciones. Todo comenzó en 2013, fecha en la que el jeque cedió a la empresa de Jamal Satli Iglesias 49 % de las acciones del Málaga CF por la cantidad simbólica de un euro, con lo que la cadena hotelera se hacía cargo de la gestión de la entidad.

Las mencionadas acciones, además de otro 51 por ciento de títulos del club blanquiazul en poder de Al-Thani, se cedieron a la sociedad Nas Spain 2000 hasta que en 2014 el jeque catarí las retiró y con ello se inició un proceso judicial en el que desde los tribunales han ido dándole la razón en repetidas ocasiones a la cadena hotelera.