La actualidad judicial y económica sigue marcando los ritmos y la actualidad de la entidad de Martiricos independientemente de lo estrictamente futbolístico. Así es desde que la APA denunció a la familia Al-Thani por supuesta administración desleal, apropiación indebida e imposición de acuerdos societarios abusivos hace más de un año y medio.

A principios de este mes de julio y en un informe inicial presentado en los juzgados, los técnicos peritos que tienen que determinar el valor actual del Málaga CF lo cifraron en 50.338.940 euros el valor del club a fecha 30 de junio de 2021. Algo más de 50 millones de euros a los que hay que restar todas las deudas netas reales que también tiene pendientes el club blanquiazul y que casi llegan a cinco millones de euros, exactamente 4.591.029 euros.

De esta manera, la valoración del Málaga CF para sus socios es de que daría una valoración de la sociedad para los socios de 45.747.911 euros y el precio de cada acción blanquiazul se sitúa en 78,34 euros.

Este es un documento previo, encargado por la titular del Juzgado número 14 de Málaga, instructora del proceso del conjunto de Martiricos, que dará lugar a una resolución definitiva que podría llegar a finales de septiembre si se cumplen los plazos estipulados en la instrucción.

Cifrar el valor del Málaga CF es de vital importancia para dar los siguientes pasos en materia económica. De ello depende una supuesta futura ampliación de capital. Pero mientras llega o no esa opción, hace unos meses José María Muñoz dio vía libre a una póliza de crédito que en estos momentos está en ‘stand by’. Pese al ofrecimiento de los americanos de RedBird Capital, en estos momentos no hay designada ninguna empresa para hacerse cargo del crédito de 8,6 millones de euros con los que el administrador judicial buscaba una solución a los problemas de liquidez del club a corto y medio plazo.

No hay acuerdo entre las dos partes por las condiciones especificadas por José María Muñoz y las peticiones que impone el grupo inversor americano para su llegada a Martiricos. El primer paso que dio hace uno meses RedBird Capital fue la adquisición de alrededor de 600 acciones, compradas a los pequeños accionistas de cara a la posible ampliación de capital. Esta misma semana, en declaraciones a Radio Marca Málaga, el presidente de la APA, Antonio Aguilera, reveló que «las exigencias de RedBird Capital no han gustado a José María Muñoz y de momento hay problemas contractuales para cerrar la línea de crédito».

Este desacuerdo ha provocado que se estanque la opción de la póliza de crédito y que, probablemente, el club tenga que designar a otra de las empresas que se postularon al concurso aunque la propuesta de RedBird Capital fuese la más interesante a primera hora.

Este parón supone otro palo en la rueda de la planificación deportiva, aunque por suerte la situación de un año a esta parte ha mejorado en enorme medida. Se espera que el Málaga CF pueda aumentar un poco más el límite salarial que tanto le ahogó el curso pasado.