La victoria de este pasado domingo frente al Girona en La Rosaleda ha situado al Málaga CF en sexta posición y ha desatado la ilusión de la afición por ver al equipo hacer algo grande esta temporada. El conjunto dirigido por José Alberto, más allá de resultados, dejó muy buenas sensaciones en las primeras semanas de campeonato, y este triunfo ante el cuadro catalán ha refrendado el buen momento que vive.

Ahora llega el primer tramo duro de la temporada, los blanquiazules deberán visitar de manera consecutiva a la Ponferradina y al Sporting de Gijón, que en estos momentos son segundo y primero, respectivamente, de LaLiga SmartBank. Serán dos duros exámenes que pueden servir para comprobar si este Málaga está capacitado para pelear de tú a tú con los mejores o este alentador comienzo de curso ha sido solo un espejismo.

Hasta el momento, el conjunto blanquiazul suma dos victorias -Alcorcón y Girona-, dos empates -Mirandés e Ibiza- y solo una derrota, la sufrida en la cuarta jornada ante el Almería en el estadio de los Juegos Mediterráneos. Pero resultados aparte, la sensación es que ningún equipo ha sido superior a los de José Alberto a lo largo de los 90 minutos. Incluso en el tropiezo en tierras indálicas, los de Martiricos fueron superiores a los rojiblancos, equipo llamado al ascenso, durante buena parte del choque, pero dos jugadas aisladas, cuando ya el Málaga jugaba con un futbolista más sobre el césped, decantaron la balanza.

Y el momento de demostrar que este Málaga está realmente capacitado para competir frente a todos y en cualquier plaza de la Segunda División ha llegado. Y deberá hacerlo, además, a domicilio, donde más le está costando sacar resultados por el momento. En La Rosaleda, los blanquiazules se han mostrado como un equipo arrollador, han dominado a sus rivales y han sumado 7 puntos de 9 posibles sin ni siquiera encajar gol. Tanto Dani Barrio, ante el Mirandés y el Alcorcón, como Dani Martín, contra el Girona, consiguieron dejar la portería a cero. Lejos de Martiricos, los números bajan. Hasta la fecha, los de José Alberto han cosechado un empate (2-2) en Ibiza, igualando un 2-0 en tramo final, y la única derrota de la temporada, ante un Almería con más pegada.

La primera de estas dos complicadas salidas que deberá afrontar el Málaga será a El Toralín de Ponferrada. Los de Jon Pérez Bolo han convertido su estadio en un feudo inexpugnable y han conseguido sumar los 9 puntos que han puesto en juego como local. Tres de tres. Alcorcón (1-0), Girona (2-1) y Almería (1-0) ya han sucumbido en tierras bercianas, por lo que está más que advertido de la complejidad que entrañará sacar algún punto de allí. Como visitante, el cuadro leonés consiguió ganar al Eibar en Ipurúa (0-1) y sumó su única derrota de la temporada en Tenerife (2-0).

Siete días después de la visita a Ponferrada, el Málaga se medirá al líder actual de LaLiga SmartBank, el Sporting, en El Molinón. El cuadro asturiano ha comenzado la temporada como un tiro para sumar 13 puntos de 15 posibles tras cuatro partidos ganados y un empate. Los gijoneses también llevan pleno en su estadio tras ganar al Burgos (1-0), Mirandés (2-1) y Leganés (2-1). Y a domicilio, los de David Gallego empataron 0-0 en Tenerife y sacaron un sufrido por 1-2 en Girona.

Sin duda, serán dos duras piedras de toque para empezar a ver a qué aspira el conjunto malagueño esta temporada. Pase lo que pase, no será ni mucho menos definitivo en una competición tan larga como LaLiga SmartBank, pero es obvio que dos buenos resultados dispararían la ilusión de una hinchada ávida de alegrías.