Turno para Escassi en la sala de prensa de La Rosaleda. El capitán paleño analizó la preocupante situación en la que está el equipo y el próximo duelo en La Rosaleda ante el Cartagena. 

“Se ven brotes verdes”, asegura el centrocampista. “La realidad es la que es. Nos hemos metido en una situación delicada nosotros mismos pero que nadie dude de nosotros. Somos los primeros que queremos ganar, pero desgraciadamente no nos salen las cosas. Está clarísimo que estamos en una dinámica muy negativa en la que ninguno queríamos estar. Desde la unión que tenemos seguro que lo sacamos adelante. No hay que dejarlo pasar porque estamos en una situación en la que el Málaga no se merece estar”, comenzó. 

En esa línea de positividad ante la adversidad, admite que el equipo ha hablado mucho. “Es una putada, así se lo digo a mucha gente. Quien venga a vernos a entrenar vería la unión que hay. Luego llega el partido y no nos salen las cosas. Estamos siendo muy débiles en las dos áreas. Nos hemos metido nosotros solos en esta situación, pero también hay que ser hombres para sacar esta situación adelante”, analizó. 

En cuanto al cambio de entrenador, él sí nota mejoría tras la llegada de Natxo González . 

“Miranda no lo cuento porque Natxo no tuvo tiempo de trabajo. En Zaragoza con el empate se vio otra cosa. Aquí en Almería perdimos, pero desde mi punto de vista el equipo dio muy buena imagen. Es la debilidad en las áreas. El primer tiro que hacen es su gol. Tenemos que tener más responsabilidad, pero creo que hemos mejorado. El equipo ha estado mucho más ordenado tácticamente y se ha visto muy compacto”. 

Asimismo, hincapié en que todos los miembros de la plantilla conocen y asumen la responsabilidad de llevar la camiseta del Málaga CF. “Creo que todo el mundo, cuando firma por el Málaga, sabe la presión que hay y el gran club al que venimos. Desde dentro del vestuario entendemos el enfado de la afición. No queremos ver al Málaga en la posición que está en la tabla. Salimos los capitanes a hablar con ellos. De vez en cuando es bueno que nos den un tirón de orejas. Nos dijeron que en el siguiente partido iban a estar a muerte y animando al equipo. Es lo que nos va a ayudar a salir adelante. Lo entiendo, y agradezco el respeto y diálogo que hubo”. 

En el trabajo diario y a título personal, Escassi asegura que se dedica “al día a día, a entrenar a tope y a cuidarme. Me puede salir mejor o peor, pero intento dejarlo todo en el campo. No creo que sea por actitud, pero todo puede pasar. Tanto con José Alberto como con Natxo, me lo dejo todo en el campo e intento vaciarme”.

En clave futura, el próximo partido ante el Cartagena en Martiricos se siente como una final. “Esta semana es clave. La realidad es que ya estamos mirando los resultados que los de abajo están haciendo. No hay que dejar pasar más partidos. El Málaga es el Málaga. Los rivales directos tienen esta semana partidos complicados, pero tenemos que depender de nosotros mismos. Después del Cartagena quedan 13 jornadas más. No me gusta decir que es una final, pero es muy importante”, asintió Escassi. 

Y para la afición, Escassi dedicó dos palabras: “Creer y unión”. “Somos los primeros que entendemos el enfado que tienen. Soy de Málaga y los primeros que me aprietan son mis familiares y amigos. No se merecen esta situación por la que estamos pasando. Que no dejen de creer en nosotros. Quedan 14 partidos, 42 puntos. Con esas dos cosas seguro que sacamos esto adelante”.

Sobre el rival, el Cartagena, el mediocampista advirtió que será un partido difícil pero que deben “mirar a nosotros mismos”. “Lo que tenemos que hacer más que jugar bien es ganar. Tenemos urgencia por salir de donde estamos. Si salimos bien y con responsabilidad seguro que nos sale bien. Seguro que hay gente que escucha esto jornada tras jornada y ha dejado de creer, pero en nuestra cabeza no cabe otra cosa que no sea la victoria”.

La palabra maldita de este curso volvió a salir en la sala de prensa. ¿Y cuál es el objetivo del club? Escassi no duda:  “Siempre lo he dicho, el objetivo es la permanencia. Ojalá los 50 puntos se hubiesen podido hacer en marzo para mirar hacia arriba. Es verdad que el Málaga se merece estar ahí arriba por lo que representa. Creo que ahora mismo estamos en una situación de transición. El año pasado estuvimos a punto de desaparecer, y aunque estamos mejor, el objetivo sigue siendo la permanencia”.