20 de junio de 2013
20.06.2013
Tribunales

Marbella pide una indemnización de 2,8 millones por el caso Fergocon

El Ayuntamiento acusa a Del Nido y 10 personas más por una serie de irregularidades en la contrataciones de obras

20.06.2013 | 17:43

El Ayuntamiento de Marbella ha realizado escrito de acusación en el caso 'Fergocon', sobre las presuntas irregularidades en contrataciones de obras por parte del Consistorio en 2001 y 2002, contra 11 personas, entre ellas el letrado José María del Nido y el exalcalde marbellí Julián Muñoz. Además, solicita inicialmente una indemnización de 2,8 millones de euros por los perjuicios.

En esta causa, instruida en el Juzgado de Instrucción número 4 de Marbella, se ha investigado una serie de obras contratadas a la empresa Fergocon, vinculada a dos hermanos de Del Nido, también acusados en este proceso; sociedad que supuestamente se habría creado con el único fin de realizar actuaciones para el Consistorio adjudicadas "sin expediente y sin procedimiento".

En el escrito provisional de la representación del Consistorio, al que ha tenido acceso Europa Press, se acusa en general por delitos de fraude en la contratación, malversación de caudales, falsedad en documento oficial y prevaricación administrativa, y se dirige la acusación contra las mismas personas que la Fiscalía Anticorrupción, salvo el que era interventor municipal, Juan Antonio Castro.

En cuanto a los delitos de los que se acusa a cada persona y las penas, el Ayuntamiento se muestra conforme con lo solicitado por el fiscal, que en su escrito inicial pidió 11 años de prisión tanto para el letrado como para el exalcalde, al acusarlos de los delitos de fraude en la contratación y malversación, falsedad y prevaricación, estos tres últimos en concurso.

La acusación particular difiere con el ministerio público en la responsabilidad civil, ya que a la valoración del perjuicio ocasionado fijada en 1,6 millones de euros por el fiscal, el Consistorio añade el IVA pagado "también por importes fraudulentos o indebidos", al apuntar que "la obra facturada con sobrecoste o conceptos inexistentes incluye el impuesto para todas sus partidas".

Por esto, fija el perjuicio y, por tanto, la responsabilidad civil, en 1,898 millones. A esto se añaden 963.500 euros de perjuicio para el Ayuntamiento por la "indebida" disposición de la parcela del polígono industrial La Ermita, ya que el Consistorio tiene que indemnizar a los antiguos dueños que fueron expropiados y que han pedido la reversión de sus fincas, cifra que es provisional.

El Consistorio considera que tras ser inhabilitado Jesús Gil, Muñoz, "alentado por su nuevo mentor, el abogado Del Nido, fue adquiriendo protagonismo y asumiendo parcelas de poder hasta el punto de haber llegado a controlar personalmente determinadas actuaciones relativas a convenios urbanísticos". Sobre el letrado se apunta a que su actuación "excedía" la de un director de asesoría jurídica.

Se incide en la "preponderancia" de Del Nido y en su "capacidad de influencia", coincidiendo con el fiscal en que el objetivo al crear la empresa Fergocon, vinculada a sus hermanos, era "realizar obras para el Ayuntamiento valiéndose de la posición del letrado y de Muñoz". Las obras se realizarían por medio de una sociedad municipal, "lo que evitaría posibles controles" de intervención.

"El dinero público se canalizaría pues discretamente merced a decretos de Alcaldía, sin previa contratación o expediente alguno y sin dar cuenta a ningún otro órgano municipal", según el escrito del Consistorio, que recuerda que la empresa Gerencia de Compras y Contratación Marbella hizo pagos a Fergocon por importe de 5,1 millones, pero que también hubo entrega de inmuebles.

El escrito insiste en que las obras se ejecutaron "sin proyectos de obras" y "no existió tan siquiera presupuesto previo que pudiera ser contrastado por los técnicos". Estas "desviaciones", dice esta acusación, fueron posibles porque otros acusados "aceptaron visar facturas que no correspondían a ningún contrato o presupuesto en regla, sin tan siquiera pedir aclaraciones o constatar la realidad".

"De esta forma, permitieron tanto la inclusión de conceptos ficticios y reiterados en las facturas, como las mendaces mediciones por horas de trabajo o por cantidad de obra ejecutada, lo que condujo a una enorme sobrefacturación y consiguiente daño al erario municipal", se indica en la calificación provisional del Ayuntamiento.

En lo que respecta al exinterventor, esta acusación indica en su escrito que constan "diversas iniciativas para propiciar el control interno y de eficacia de las sociedades mercantiles", además de recordar "el rotundo reparo" a la cesión de determinados bienes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook