El Ayuntamiento acomete el acondicionamiento de la calle Postigo, una de las calles más transitadas del Casco Antiguo de Marbella.

El objetivo de las actuaciones, que tuvieron que aplazarse ante la irrupción de la pandemia del coronavirus, es renovar el pavimento, que se encuentra en mal estado; y mejorar las infraestructuras de la zona.

Los trabajos tienen un plazo de ejecución de siete meses y el equipo de gobierno confía en que estén concluidos antes de la llegada del verano.

Las mejoras se ejecutan sobre una superficie de 1.800 metros cuadrados entre la calle Postigo y un tramo de la calle Atarazanas que enlaza con la calle Juan Alameda.

Las actuaciones servirán para sustituir el pavimento y modificar el tipo de calle, que pasará a ser de plataforma única con pendientes hacia el centro y con preferencia para los peatones.

También se instalarán canalizaciones que permitirán ejecutar nuevas redes de abastecimiento, de electricidad soterrada y de saneamiento, con separación de aguas pluviales y residuales; y la instalación de alumbrado público y de infraestructura de telecomunicaciones.

También se renovará el mobiliario urbano ubicado en las calles Postigo y Atarazanas, según el Ayuntamiento.

La calle Postigo cuenta con una parcela que tiene 80 plazas para vehículos y que entró en funcionamiento a mediados de 2019.

Las actuaciones para habilitar el estacionamiento sirvieron para mejorar un llano de tierra que ya se usaba como aparcamiento.