La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha asegurado que en el caso de la agresión con ácido a dos mujeres en Cártama, ocurrida el pasado mes de enero y por el que está investigado el exnovio de una de ellas, se ha dado una atención integral, procurando asistencia de distinto tipo también a las familias.

Así lo ha explicado Ruiz este jueves en la comisión de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación del Parlamento andaluz contestando a una pregunta de la parlamentaria de Cs Teresa Pardo sobre hasta dónde llega la atención dada a las familias de las víctimas. A nivel general, la consejera se ha referido a que en la asistencia ante la violencia machista "nos vamos a volcar aún más si cabe".

Ruiz ha indicado que la Junta ha avanzado a nivel de los recursos y con un protocolo para dar "una respuesta unificada, muy coordinada" de todas las administraciones "para atender y garantizar el respeto a las víctimas pero también a las familias", apuntando que "se protocolizan todas las acciones y coordina además el traslado de información porque los medios tienen que colaborar a esa cultura del rechazo sin caer en detalles no necesarios".

Ha expresado que en todos los casos de violencia de género tras comunicarse el caso, se verifica la información, se comunica el hecho a los medios y se convoca un acto de repulsa, apuntando que en este caso concreto de Cártama se estableció la coordinación entre los hospitales de Sevilla y Málaga, donde se encuentran ingresadas las víctimas, y se comunicó con los servicios sociales de la localidad para ponerlos a disposición de los familiares.

Asimismo, ha indicado que se ha realizado un dispositivo "de ayuda psicológica inmediata a todos los familiares", punto en el que ha apuntado que se han incluido "innovaciones" a nivel general en el protocolo en este sentido, porque se ha extendido esta ayuda a todo el entorno educativo cuando son hijos y al entorno laboral.

Además, ha dicho que en este caso "no solo se ha procurado esa asistencia a la familia de estas víctimas sino también recursos sociales, asistenciales, habitacionales, se han tenido que trasladar", incidiendo en que el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) "somos intermediarios de todos los recursos de las administraciones y seguimos atendiendo psicológicamente a la familia".

"Esta es nuestra filosofía y así es cómo cuidamos realmente de unas personas que han sufrido esta barbarie", ha manifestado, insistiendo en que hay que manifestar "siempre nuestro rechazo más absoluto y seguir estando al lado de las víctimas como en este caso". "No valen medias tintas ni titubeos, rechazo contundente y todos los servicios a disposición de las víctimas y sus familiares", ha dicho.

Pardo, por su parte, ha indicado que lo sucedido en Cártama es un acto de "violencia machista en estado máximo" y ha instado a llevar a cabo en la violencia machista una asistencia integral que aborde también la ayuda a las familias de las víctimas. "Alguien se ha parado a pensar cómo madre o hermana puede intentar asumir ese mazazo", ha expresado la parlamentaria.