El PSOE ha presentado una moción en la Diputación de Málaga, que se debatirá en comisión la próxima semana, para que la Junta de Andalucía asuma todo el coste de las dosis contra la avispilla del castaño o que lo sufrague al 50% con la institución provincial.

Según explica la diputada provincial del PSOE, Gema Ruiz, la Junta de Andalucía se ha comprometido este año a mantener el mismo número de dosis de Torymus sinensis, el depredador biológico que se suelta para combatir la avispilla del castaño.

"Las dosis del año pasado fueron insuficientes. Manteniendo las mismas dosis este año la Junta pretende que los productores o los ayuntamientos asuman parte del coste económico de la dosis contra la avispilla del castaño", ha explicado.

Ruiz ha recordado que la avispilla del castaño está considerada la plaga más importante del castaño en el mundo. "Es un insecto que afecta directamente tanto al árbol como a sus frutos y puede llegar a causar pérdidas de hasta un 80% de la producción", ha apuntado.

Las asociaciones agrarias calculan que en 2019 de las 2.500 toneladas producidas en la campaña de la castaña en la Serranía de Ronda se quedaron sin recoger unas 700 por mala calidad, debido a los problemas acumulados de sequía, la avispilla y los precios.

En la provincia de Málaga, hay más de 4.300 hectáreas de castañares, principalmente en la Serranía de Ronda, en concreto en el entorno del Valle del Genal, donde se concentran 3.900 hectáreas de bosques de castaños.

En este sentido, el Valle del Genal es la principal zona productora de castañas de la provincia, sobre todo los municipios como Jubrique, Genalguacil, Algatocín, Pujerra, Cartajima, Igualeja, Atajate, Benalauría, Faraján, Parauta, Júzcar, Benadalid, Benarrabá, Gaucín o Alpandeire. También hay producción de castañas en la Sierra de las Nieves, especialmente en Yunquera, y también en Canillas de Albaida.

"Se calcula que unas 1.500 familias viven de la castaña en la provincia de Málaga. Por tanto, la conservación de los bosques de castaños es una prioridad no solo por su valor medioambiental y paisajístico, sino también económico, ya que cientos de familias fundamentalmente del Valle del Genal obtienen la mayor parte de sus ingresos de la castaña", ha señalado Ruiz.

"Mantener los castañares en buen estado de salud es clave para el desarrollo socioeconómico de una zona como el Valle del Genal, es clave para sostener a la población en el territorio y luchar contra la despoblación", ha subrayado.