Aparcar en alguna de las 150 plazas reservadas para personas con movilidad reducida en Alhaurín de la Torre no sólo es una falta de respeto sino que puede suponer un descalabro económico para el infractor. La Policía Local del municipio ha iniciado una campaña para concienciar a los ciudadanos de que estas plazas están reservadas para vehículos adaptados y personas que tienen problemas de movilidad, bajo sanción de 200 euros.

El Ayuntamiento va instalar señales con mensajes apelando directamente al infractor y reprocharle su conducta. Asimismo, los agentes de la Policía Local van a intensificar la vigilancia para perseguir los comportamientos incívicos y estrechar el cerco a los reincidentes, a los que multarán con 200 euros.

Así lo han anunciado el alcalde de la localidad, Joaquín Villanova, y el concejal de Tráfico, Seguridad Ciudadana y Movilidad, Pablo Montesinos, quienes han explicado que la campaña no tiene un afán recaudatorio: "Solo queremos llamar la atención sobre la actitud poco cívica de quienes ocupan impunemente estos aparcamientos".

El regidor ha añadido que no se trata de multar masivamente, sino de "apelar a la conciencia ciudadana, la empatía y el respeto y que, de alguna forma, los infractores se sientan observados por los demás. Y solo en caso de reincidencia, la Policía Local procederá a imponer los boletines de denuncia".

La campaña comenzará con la instalación de 90 placas en los entornos de edificios públicos, centros escolares, recintos deportivos y otras dependencias oficiales, principalmente del centro urbano, aunque también se extenderán a barriadas y urbanizaciones.

Las placas contendrán mensajes como "¿De verdad quieres estar en mi lugar"; "La movilidad reducida no me limita; no lo hagas tú", y "Ni parar ni estacionar; sin tarjeta no la puedes usar". Estas placas se instalarán como complemento a la señalización horizontal y vertical ya existente, con el símbolo internacional de la accesibilidad en azul y blanco bien definido.

La campaña surge a instancia de un grupo de vecinos del municipio, lo que le otorga aún más valor a la idea de la concienciación por encima del afán recaudatorio. "Entre todos, debemos mover a la empatía, paralelamente a la obligatoriedad de cumplir las normas", afirma el edil de Movilidad Urbana, Pablo Montesinos.

El Ayuntamiento tiene previsto adoptar otras medidas complementarias para prevenir el exceso de velocidad, perseguir el mal aparcamiento y la doble fila, además de erradicar el vandalismo contra el mobiliario urbano y los botellones. Para ello, prevé la adquisición de radares fijos y la ampliación de la red de cámaras de videovigilancia de última generación.