La Consejería de Desarrollo Educativo y Formación Profesional ha adjudicado las obras de ampliación del Instituto de Educación Secundaria (IES) Antonio Gala de Alhaurín el Grande. El contrato ha sido adjudicado a la empresa Sardalla Española, S.A., por 981.595 euros, con un plazo de ejecución de ocho meses.

El instituto, ubicado en una parcela de más de 13.000 metros cuadrados, alberga varias edificaciones en las que se cursa educación secundaria obligatoria, bachillerato y ciclos formativos de las familias de Transporte y Mantenimiento de Vehículos, de Administración y Gestión, y de Electricidad y Electrónica.

Las obras permitirán ampliar las zonas dedicadas a la formación profesional, que requiere de más espacios. Para ello se ampliará el edificio central denominado G, que se prolongará en las plantas primera, segunda y tercera, quedando la baja como porche. En este espacio se crearán tres aulas polivalentes (una por planta) para ciclos formativos y otras tres aulas de apoyo. Asimismo, se mejorará la accesibilidad con la instalación de un ascensor de cuatro paradas.

Los trabajos se completarán con la creación de un pasillo en la planta primera del módulo G que conectará con el taller de electricidad, creando una nueva vía de evacuación. Además, se redistribuirá la nave destinada a automoción, para adecuar los vestuarios, y se construirá una segunda nave para cubrir las necesidades de los talleres de motores con laboratorio.

La ampliación supondrá añadir 1.147 metros cuadrados construidos más al IES Antonio Gala de Alhaurín el Grande.

Bioclimatización y energías renovables

Actualmente, la Junta ultima en el IES Antonio Gala de Alhaurín el Grande las obras del programa de Bioclimatización y Energías Renovables, con la instalación de un sistema de refrigeración adiabática y paneles solares fotovoltaicos, con una inversión de 298.180 euros.

La refrigeración adiabática es un sistema alternativo al aire acondicionado convencional que funciona enfriando el aire mediante la evaporación de agua y que tiene como principales ventajas el bajo consumo de electricidad, su carácter ecológico, al no usar líquidos refrigerantes contaminantes, y la ausencia de recirculación, al funcionar con las ventanas abiertas y aire exterior, lo que incrementa la calidad del aire interior.

En el programa de Bioclimatización y Energías Renovables que está llevando a cabo la Agencia, la refrigeración adiabática se combina con la instalación de paneles solares fotovoltaicos para la producción de energía eléctrica renovable para autoconsumo del centro educativo con posibilidad de vertido a red, por lo que también se mejorará la eficiencia energética y se reducirá el gasto en consumo eléctrico.