La rotura del arbotante trasero del varal A del trono de la Virgen del Gran Poder, que este sábado salía en procesión extraordinaria para conmemorar el centenario de la fusión que dio origen a la actual corporación, provocó al menos tres heridos leves cuando la procesión discurría por la calle Nueva. Según un comunicado de la propia cofradía malagueña, "en torno a las 00:40 horas, al levantar el trono en la calle Nueva, el arbotante trasero izquierdo partió y cayó al suelo, provocando heridas leves y sin gravedad en varias personas. Estas lesiones responden a arañazos y una contusión en un hombro que fueron atendidas de inmediato por personal sanitario". Numerosas imágenes publicadas en las redes sociales por el público que presenciaba el discurrir de la comitiva mostraban esta mañana ver cómo el candelabro se desprende por la base, cayendo a plomo en el suelo.

Desde algunas calles antes se venía apreciando ya cierta inclinación. En la calle Nueva el delantero rompió una tulipa al rozar con la fachada de un edificio.

La procesión había salido a las 20.00 horas de la casa hermandad de Estudiantes y se encontraba prácticamente en la mitad del itinerario previsto. Poco antes, en la plaza de la Constitución, se había producido el relevo de hombres de trono.

En un comunicado hecho público en sus canales oficiales de comunicación, la hermandad lamenta "el triste suceso de la rotura del arbotante", así como "las lesiones de las personas implicadas, a los que deseamos una pronta mejoría".

Del mismo modo, la cofradía añade que "se hará un estudio técnico en profundidad para conocer las causas y motivos que han dado pie a tan fatídico resultado". No obstante, la cofradía asegura que realizó "comprobaciones en profundidad de los arbotantes sin existir alteración alguna en los mismos ni señal alguna de daño". Por otro lado, Misericordia descarta que la causa haya sido la "brusquedad a la hora de levantar el trono, pues, como se puede apreciar en los vídeos, no sucedió de tal manera".

Según ha podido saber este periódico, entre los heridos se encontraría también algún hombre de trono así como varios espectadores. En previsión, los cofrades optaron por asegurar con cuerdas el otro arbotante trasero a las barras de palio.