25 de noviembre de 2018
25.11.2018
Eleccionees andaluzas

Vuelta a las raíces... y a los escenarios

Juanma Moreno ha visitado Alhaurín de la Torre, donde le esperaba gran parte de su familia

25.11.2018 | 17:10
Vuelta a las raíces... y a los escenarios

El décimo día ha sido uno de los más felices de la campaña electoral para Juanma Moreno, según ha admitido el propio candidato popular, que hoy se ha reencontrado con sus raíces en Alhaurín de la Torre, donde le esperaba gran parte de su familia, y después con los escenarios.

Un acto con Nuevas Generaciones, con paellada y fiesta incluida, ha sido la excusa perfecta para que Juanma Moreno se subiera al escenario, pero esta vez no para hablar de impuestos, de gestión socialista o de Gibraltar, sino para dar rienda suelta a una de sus grandes pasiones, cantar.

Moreno, que tuvo un grupo de música en los 90, se ha atrevido con "Sabor de amor", del grupo Danza Invisible. La canción la conoce perfectamente, ya que es un gran fan del grupo malagueño y él mismo eligió ese tema para cantárselo a su mujer la noche de su boda.

El mitin-concierto ha continuado, por petición popular, con "Cuando brille el sol", de La Guardia, un tema en el que Moreno se ha esmerado ante un público entregado, aunque a diferentes tareas: los más jóvenes a la música y los mayores a los platos de embutidos y de paella que se habían repartido.

El día prometía para Juanma Moreno desde que comenzó en el salón de casa de su tía Isabel, en un "multitudinario" desayuno en el que no faltaban otros tíos, primos, su madre María y, sobre todo, mucha comida. "¿Esto es un desayuno o un bautizo?", bromeaba Moreno.

Nieto de los chirlos y parrajelojas de Alhaurín el Grande, Moreno reivindicaba en un acto con mujeres el duro trabajo de sus abuelos en el pueblo, "de sol a sol", y se mostraba orgulloso de tener sus orígenes en esta localidad, en la que está enterrado su padre.

"Los alhaurinos tenemos una forma de ser muy especial, cabezones somos un poco", aseguraba Moreno, que tiene entre ceja y ceja la difícil tarea de ser "el primer malagueño" que presida la Junta.

Ha recordado los días de Semana Santa en los que iba a casa de sus abuelos a ver pasar a la Legión aunque, eso sí, no se ha mojado sobre si prefiere a "los verdes" o "los moraos", las dos cofradías del pueblo, entre las que hay una cierta rivalidad.

"Prefiero cualquier pregunta política a que me pregunten si soy de los verdes o de los moraos", bromeaba.

Con unos 4.000 kilómetros a la espalda en una semana, el candidato del PP cargaba así el depósito de gasolina en la tierra de sus padres, con su familia, que no son pocos: "Por familia no quedará, si todos me votáis, gano".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook