12 de febrero de 2019
12.02.2019
Política

Lluvia de malagueños para concluir el engranaje de cargos en la Junta

El Consejo de Gobierno aprueba los nombramientos de los secretarios generales y delegados para Málaga y opta por perfiles políticos - El PP pesca en el Ayuntamiento y la Diputación, y Fernando Francés destaca como secretario general de Cultura

12.02.2019 | 14:15

El tercer Consejo de Gobierno de la era Juanma Moreno congregó un elevado interés en el apartado de asuntos de personal. Bajo ese epígrafe se canalizan los nombramientos de las personas elegidas para cerrar las vacantes aparejadas al relevo de poder que se han quedado en el amplio engranaje de la Junta. Después de cerrar el primer nivel del organigrama con los consejeros y viceconsejeros, este martes se completaron las estructuras de segundo y tercer grado con la designación de los secretarios generales que quedan por cerrar y la designación de los seis delegados para la provincia de Málaga. La práctica totalidad de los dirigentes que asumieron sus nuevos destinos son caras conocidas, con un marcado perfil político y provienen de las filas del PP y de Ciudadanos. Un hecho que no establece grandes diferencias con el anterior Gobierno socialista, que también tiraba de casa y el hueco que quedaba para los independientes era muy estrecho. A falta de los nombramientos de directores y gerentes para poner al frente de las empresas públicas vinculadas a la Junta, el autodenominado Gobierno del cambio queda ya muy perfilado y permite apreciar el peso que tiene la mano del consejero de Presidencia, Elías Bendodo, a la hora de premiar a sus compañeros de viaje más veteranos y fieles.

Miguel Briones ocupaba varias posibilidades en todas las quinielas para integrarse en la Junta. Quien fuera subdelegado del Gobierno en Málaga con Mariano Rajoy hasta la moción de censura, será el nuevo secretario de Interior y Espectáculos Públicos. Trabajará codo a codo con Bendodo, al quedar adscrito a la Consejería de Presidencia. Briones demuestra así que tiene capacidad para adaptarse. Su nombre había sonado para presidir la Autoridad Portuaria, pero ha acabado en Sevilla. Mientras tanto, el nombre del casadista Carlos Rubio va ganando fuerza para el Puerto. Un puesto al que no le faltan pretendientes.

El martes fue también una mañana llena de despedidas en la Diputación. Ana Carmen Mata y Andrés Gutiérrez Istria anticiparon sus inminentes nombramientos a sus colaboradores más cercanos en la calle Pacífico. A ambos les llega una nueva encomienda como secretarios generales de la mano de Bendodo, con el que han coincidido hasta antes de ayer en la calle Pacífico. Mata será la nueva secretaria general de Familias. Un campo en el que ya tiene experiencia. Además de vicepresidenta en la Diputación, ha estado al frente del área de Servicios a la Ciudadanía. Su marcha llevaba varios días mascándose en los pasillos. Volverá a coincidir otra vez en Sevilla con Gutiérrez Istria, que será el secretario general de Infraestructuras.

En el apartado de nombramientos mediáticos, destaca el de Fernando Francés como nuevo secretario general de Cultura. El gerente del CAC entra en la esfera pública gracias a su estrecha relación con Moreno. Francés ya aceptó contribuir al discurso de investidura del actual presidente de la Junta, aportando ideas para la vertiente cultural. Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Málaga ya andan afilando cuchillos con el nombramiento de Francés. La empresa de la que es titular, Gestión Cultural y Comunicación S.L., es una de las seis que optan al concurso para hacerse con la futura gestión del CAC, y que deberá resolverse antes de mayo. Tanto el PSOE como IU coinciden en que Francés está entrando en un «claro conflicto de intereses». El actual gerente, sin embargo, ya ha dejado claro que no renunciará a seguir al frente del CAC. «Gestión Cultural y Comunicación S.L. no se retira y presentará un equipo de primera división», especificó en declaraciones a este periódico. La figura de Francés no está exenta de polémica. En estos momentos está investigado por un presunto delito contra el patrimonio histórico en el caso Invader.

Delegados

El siguiente nivel en la confección de la estructura provincial pasaba por abordar el nombramiento de los delegados. Finalmente, el PP y Ciudadanos han reducido el número de delegaciones de ocho a seis, y se las han repartido de forma equitativa. Entre los delegados del PP, está Carmen Casero, concejala en el Ayuntamiento de Málaga. Ahora estará al frente de la Delegación Territorial de Fomento.

No fue el único fichaje que ha hecho la Junta al equipo del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. Raúl Jiménez también se despidió, junto a Casero, en un pleno extraordinario convocado de urgencia. Jiménez se pone al frente de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía. Ambos son cercanos a Bendodo. Para las listas de De la Torre cara a las elecciones de mayo se prevé un tapón y ahora se les abre esta vía de salida y no la han querido desaprovechar. El delegado de Salud y Familia será Carlos Bautista. Médico, portavoz de la plataforma ¡Basta Ya! y youtuber para denunciar las deficiencias del SAS cambia de trinchera. Bautista no tiene carnet del PP, pero sí tiene amplio pasado político en el Partido Andalucista. Después de una primera toma de contacto con el nuevo gerente del SAS, Miguel Moreno, trasladó al sector la voluntad del nuevo Gobierno de acabar con los contratos temporales: «El gerente me dijo algo muy importante, que se han acabado los contratos de tiempo parcial». «Van a ir todos hacia contratos de larga duración y, si es posible, incluso, de interinidades», añadió. El flamante delegado de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible es Fernando Fernández Tapia. Hasta este martes, alcalde de Coín, ya ha delegado el cargo en el también popular Francisco Santos.

Los nombramientos de los delegados también sirvieron para lanzar algunas pistas sobre la diferencia entre el PP y Ciudadanos. Los populares cuentan con amplios cuadros, la formación naranja con menos. Prueba de ello es el nombramiento de Mercedes García Paine como delegada de Educación. Paine está muy vinculada a Bendodo. Forma parte del comité provincial del PP de Málaga y empezó a ganar notoriedad tras el último congreso provincial del PP. Paine conoce al consejero de Educación, Javier Imbroda, desde hace varios años. Ambos trabajaron juntos en Melilla, aunque se conocen de antes. La nueva delegada de Educación es una apasionada del baloncesto y fue presidenta del club de fans del Unicaja en la época en la que Imbroda era el primer entrenador. La delegada territorial de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local será Nuria Rodríguez. Hasta ahora, Rodríguez era concejala en el Ayuntamiento de Mijas. El nuevo delegado territorial, que engloba Empleo y Universidad, será Miguel Guijarro. Entre las caras menos conocidas, destacan más malagueños. El nuevo director general de Urbanismo será José María Morente del Monte, que llega del Ayuntamiento de Marbella. La directora general de Análisis, Planificación y Política Económica es Esperanza Nieto. Proviene de Analistas Económicos de Andalucía, donde lleve trabajando desde 1998. Al frente de la dirección general Infraestructuras del Agua estará el malagueño Sergio Arjona. Manuel Cortés Romero será el director general de la Agencia Pública Andaluza de Educación y Francisco Ontiveros, director general de Justicia Juvenil, Cooperación y Mediación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp