El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, confía en que las actuales medidas que están vigentes en la comunidad frente a la pandemia del coronavirus se puedan seguir manteniendo tras el día 10 de enero y que no haya que endurecerlas.

El pasado 10 de diciembre, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, anunció, tras la reunión del comité de expertos que asesora al Gobierno andaluz en relación con la pandemia, la aplicación, desde el día 18 de diciembre y hasta el 10 de enero, de una «desescalada» progresiva de las restricciones que estaban en ese momento vigentes para frenar la pandemia del coronavirus, en dos fases, donde se incluían la movilidad entre provincias y el levantamiento del cierre perimetral de la comunidad, así como un ampliación de los horarios de apertura para negocios comerciales y de la hostelería, entre otras medidas.

En este sentido, Marín espera que las fiestas navideñas no conlleven un empeoramiento de la situación de la pandemia en Andalucía y que no haya que endurecer las actuales restricciones a partir del día 10 de enero, fecha que se marcó para las medidas adoptadas de cara a la Navidad.

Así, manifestó que un nuevo cierre perimetral de la comunidad o la limitación de la movilidad entre las provincias a partir del 10 de enero va a depender de cómo evolucione la situación, pero confía en que a partir de esa fecha se puedan mantener las actuales medidas, lo que pasa por la responsabilidad de todos.

Destacó que la responsabilidad que han tenido los andaluces ha sido ejemplar y ha ayudado mucho a que hoy podamos tener una Navidad con un poco de «más tranquilidad» y que la gente pueda salir a la calle y visitar a familiares.

«Aunque la evolución esté siendo positiva, no podemos bajar la guardia en ningún momento y esperamos que a partir del próximo día 10 de enero, podamos seguir manteniendo la situación actual, pero si fuera diferente, lógicamente, se volverían a adoptar otras medidas», según ha señalado el vicepresidente.

Asimismo, Marín pidió comprensión a los sectores económicos, como el de la hostelería y la restauración, sobre las medidas adoptadas, ya que tienen que ser conscientes de la gravedad y de que si cambia en algún momento alguna decisión es provocada exclusivamente por un motivo único, que es salvar la vida de las personas.

«Ante eso, si tenemos que tomar alguna decisión a partir del día 10 de enero, pues se haría, pero en este momento no es necesario porque la evolución sigue siendo positiva», indicó el vicepresidente de la Junta de Andalucía.