El nuevo plan de de vacunación de la Junta de Andalucía permitirá la administración masiva de la vacuna contra el coronavirus en los campus universitarios, estadios, palacios de congresos y recintos feriales de las grandes ciudades de toda la región. En el caso de la capital malagueña, el Palacio de  Ferias es uno de los escenarios en los que se está trabajando. Además, se están visitando otras instalaciones tanto en las ciudades como en las zonas rurales para desarrollar este programa masivo. En las localidades más pequeñas se usarán polideportivos, aparcamientos de grandes superficies y unidades móviles cuando se trate de zonas de difícil acceso.

Así lo anunciaron el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, Elías Bendodo, y el consejero de Salud, Jesús Aguirre, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno: "Les avanzo que hemos llegado a un acuerdo con las universidades para desarrollar la vacunación en los campus, y también se hará en otros grandes espacios pues disponemos de instalaciones suficientes y adecuadas a lo largo y ancho de Andalucía y también tenemos el personal necesario", expuso Bendodo para desvelar algunos de los detalles de este plan de vacunación masiva.

Este 'plan 500.000' permitiría poner hasta 500.000 vacunas a la semana, lo que convierte a esta comunidad "en la primera de España" en emprender vacunaciones masivas de esta envergadura, según aseguró Bendodo: "Estamos ya preparados para meter una sexta marcha y lograr que un 70% de la población esté inmunizada para el verano, tenemos que seguir salvando vidas y salvar a todos los emprendedores que se están dejando la vida en esta pandemia", aseveró.

En este punto, el portavoz de la Junta indicó que "desde el Gobierno andaluz nos comprometimos a volcarnos con la vacunación y es lo que estamos haciendo gracias al gran esfuerzo y al excelente trabajo de todo el personal sanitario que participa en este dispositivo".

Bendodo recordó que el funcionamiento de este plan de vacunación queda a expensas de que el Gobierno central "envíe más dosis" y criticó que su falta de gestión haya derivado "en 17 planes de vacunación distintos, uno en cada comunidad". "Pedimos en torno a 350.000 vacunas a la semana para lograr este objetivo, ahora apenas nos llega un tercio de esa cantidad", señaló el portavoz de la Junta.

Bendodo recalcó el complejo panorama que han introducido las nuevas cepas del virus e insistió en que "no podemos desviarnos del camino que hemos marcado". "Ahora el objetivo es evitar una cuarta ola, que sería letal en términos sanitarios y económicos", reiteró el consejero de la Presidencia.

Asimismo, el consejero Jesús Aguirre enmarcó el nuevo plan en "la anticipación" que, en su opinión, ha caracterizado al Gobierno andaluz en la pandemia: "También intentamos anticiparnos con este plan de vacunación, que haría posible absorber hasta 500.000 vacunas semanales siempre y cuando recibamos el mayor número de vacunas nevcesarias; es lo que permitiría tener a los grupos de riesgo vacunados a la mayor velocidad posible, por eso pedimos 500.000 dosis a la semana", dijo Aguirre.

El consejero destacó que, de este modo, "Andalucía se prepara para vacunar en el mínimo tiempo al mayor número de personas posible". "Queremos conseguir la inmunización de la población a la mayor brevedad siempre que el número de dosis que llegue lo permita", enfatizó Aguirre.

Si se siguen los datos ofrecidos por Aguirre, "Andalucía ha administrado ya 469.414 dosis y ya hay 194.457 personas inmunizadas". "Esta semana continuamos vacunando al personal de asistencia sanitaria, trabajadores sanitarios y sociosanitarios, mayores de 80 años, personal de ayuda a domicilio", expresó el consejero.

Respecto a la evolución de la pandemia, Aguirre dijo que "en dos semanas hemos tenido una bajada importante a la mitad de la incidencia". Ahora bien, insistió en que "no debemos llevarnos a engaño". "Se considera riego extremo una tasa de más de 250 casos por cada 100.000 habitantes y ahora estamos por encima de los 400; de aquí a siete días quizás podamos decir que estamos solo un poquito por encima de los 250", indicó.

Aguirre añadió que "la presión hospitalaria desciende y el volumen de casos marca una clara tendencia a la baja". "Estos datos no nos pueden llevar a la relajación, debemos ser firmes en el mantenimiento y el cumplimiento de nuestras medidas frente al COVIDー19", subrayó el consejero.