La incidencia acumulada a 14 días en la comunidad autónoma está "estancada". En los últimos días, este indicador epidemiológico, fijado en 169,1 casos por cada 100.000 habitantes, ha dejado de contraerse, un cambio en la evolución de la pandemia que inquieta a la Consejería de Salud, especialmente por la época de grandes celebraciones en la que se ha producido el parón.

Las bodas, comuniones, bautizos y otros eventos familiares o aglomeraciones en la vía pública están contribuyendo a aumentar la incidencia acumulada, según ha alertado el consejero de Salud Jesús Aguirre tras la reunión del Consejo de Gobierno.

Estos festejos se están convirtiendo en los nuevos focos de contagio aunque no están elevando la presión asistencial. Esto se debe a que los positivos que arrojan los brotes de estas celebraciones suelen afectar a población más joven que requiere menos ingresos y cuenta con una recuperación, por lo general, más rápida.

"La incidencia acumulada está aumentando como consecuencia de las celebraciones familiares, bautizos, bodas... donde la población que está saliendo positiva es de menor edad y repercute bastante menos en la presión asistencial", ha alertado Aguirre, que ha pedido "prudencia" a la población. "Es muy importante que está incidencia baje a la misma velocidad que en el resto de las comunidades".

De manera que mientras la presión hospitalaria continúa descendiendo de una forma muy "clara", la incidencia acumulada ha sufrido un frenazo impulsada debido a estos eventos, por lo que se ha acomodado en una fase de estancamiento que la Consejería de Salud espera que se supere para continuar con la tendencia descendente.

El 14% de las Unidades de Cuidados Intensivos de Andalucía están ocupadas por pacientes con Covid-19, por debajo de la media nacional que está supera el 18%. No obstante, en cuanto a incidencia acumulada en las últimas dos semanas, Andalucía está 18 puntos por encima del indicador estatal.

"Es muy complicado que tú celebres la primera comunión de tu niño con el número de invitados que tu quieras y no hay nada que te lo pueda impedir. De ahí nuestra llamada continua a la prudencia", ha destacado Jesús Aguirre en referencia al decaimiento del estado de alarma y el fin de las limitaciones de las reuniones sociales en domicilios privados.