El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía y de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), Javier Frutos, ha manifestado el "desacuerdo" del sector a las nuevas restricciones publicadas este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) sobre las limitaciones de su actividad en función de la situación del COVID-19.

Para los hosteleros se trata de una "imposición" por parte del Gobierno central, "un gran perjuicio" para el sector y "un retroceso" en el plan de desescalada en tres fases planteado desde la Junta de Andalucía, y al que han mostrado "su apoyo" para que siga adelante.

Este acuerdo fue aprobado en la sesión del pasado miércoles del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, con los votos en contra de la Comunidad de Madrid, País Vasco, Cataluña, Galicia, Andalucía y Murcia, y ha sido publicado este sábado en el BOE. El texto recoge limitaciones de horario, aforo y actividad para la hostelería y el ocio nocturno según el llamado 'semáforo COVID'.

Sin embargo, y ante la incertidumbre provocada a los hosteleros, Frutos ha recordado que el Gobierno andaluz tendría que adaptar la normativa autonómica a este nuevo BOE, por lo que no entraría en vigor hasta que se publique el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) correspondiente.

Ante esto, los hosteleros andaluces siguen la línea de rechazo manifestada por la Junta, al considerar este nuevo acuerdo "una invasión de competencias" desacorde con el fin del estado de alarma y la entrega de competencias directas a las comunidades autónomas.

Bendodo: "Que el Gobierno de España no cuente con Andalucía para arruinar definitivamente a la hostelería"

El portavoz de la Junta de Andalucía y del PP-A, Elías Bendodo, ha manifestado su rechazo a las nuevas restricciones aprobadas en Consejo Interterritorial para limitar la actividad de la hostelería y el ocio nocturno en función de la evolución epidemiológica de la COVID-19. Así, y ante la publicación este sábado de las medidas en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Bendodo ha sido rotundo al advertir de "que el Gobierno de España no cuente con Andalucía para arruinar definitivamente" a estos sectores, "que han estado muy castigados durante toda la pandemia y han hecho un esfuerzo". Así ha defendido y mostrado el apoyo del Gobierno andaluz a un sector que, recuerda, "ha estado muchos meses pasándolo mal" y donde "se están haciendo las cosas bien, están guardando las normas, cumpliendo a rajatabla las sugerencias con respecto a aforos, horarios y distancia. No es de recibo que el Gobierno de España nos venga ahora a decir hay que cerrar", ha espetado. De este modo, Bendodo ha asegurado que se van a seguir las normas acordadas por la Junta porque "el Gobierno quiere imponernos a las comunidades autónomas unas normas que no son competencia del Estado, que son competencia de las comunidades", ha precisado, aludiendo a las voces de juristas que hablan de "invasión de competencias" al no estar vigente el estado de alarma. A pesar de ello, ha indicado que "Andalucía es leal con el Gobierno de España, pero exigente y queremos asumir nuestras competencias", por lo que "no nos pidan colaboración para acabar o hundir al sector de la hostelería en Andalucía", ha zanjado.


"No vamos a cejar en la lucha y defensa de nuestros intereses. Por lo pronto y hasta nuevo aviso, sigamos realizando la actividad como hasta ahora hasta que la Junta de Andalucía se pronuncie sobre esta cuestión", ha indicado Frutos, quien espera que se mantenga el plan de desescalada andaluz pactado con la Junta porque "es el que perjudica lo menos posible tanto a la parte sanitaria como a la económica".