El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ha afirmado este viernes que el Presupuesto andaluz para el 2022 “va a blindar la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales y va a bajar impuestos”.

Bendodo se ha pronunciado así en el transcurso de una visita a la empresa La Antequerana, donde ha asegurado que el Gobierno andaluz no plantea líneas rojas en la negociación de las cuentas para el próximo ejercicio ya que se trata de un Presupuesto necesario, “es el Presupuesto de la salida de la crisis”.

Ha pedido a todos grupos parlamentarios su apoyo y generosidad, “no por el bien de sus partidos sino por el bien de Andalucía, que necesita este cuarto presupuesto para redondear la legislatura y para dar estabilidad”. “No tiene líneas rojas y vamos a hacer un Presupuesto transversal en el que habrá aportaciones de todos los grupos parlamentarios, un Presupuesto de todos”, ha agregado. “Desde el Gobierno andaluz dejamos claro que este Presupuesto va a blindar una vez más la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales y va a bajar impuestos”, ha garantizado antes de recordar que el presidente, Juanma Moreno, acaba de anunciar que a partir del 2022, Andalucía tendrá el mejor régimen entre todas las comunidades autónomas en lo que se refiere al Impuesto de Sucesiones y Donaciones en favor de hermanos, tíos y sobrinos que hasta ahora podían llegar a pagar un tipo del 70% y que a partir del año que viene pagarán como máximo un 45%.

De este modo, Bendodo ha asegurado que Andalucía seguirá bajando impuestos porque “se ha demostrado que bajando impuestos se recauda más, porque los andaluces gastan más, consumen más, la administración recauda más y, por tanto, puede invertir más en sanidad o educación”.

Además, durante la visita, el consejero de la Presidencia ha hecho hincapié en que el Gobierno andaluz va a seguir apostando por las empresas y que para ayudarlas aplica la vía andaluza que da seguridad jurídica, reduce trabas burocráticas, apuesta por la bajada de impuestos y el reforzamiento de los servicios públicos.