La Ley de Tributos Cedidos recién aprobada por el Parlamento de Andalucía activa una serie de cambios en materia fiscal que, en buena parte de los casos, estarán en vigor a partir del próximo mes de noviembre. Y los restantes, los vinculados a la renta, entrarán en funcionamiento en el venidero 2022. Si se siguen las estimaciones que defiende el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, la tercera bajada de impuestos de esta legislatura se traducirá en un ahorro de 329 millones de euros del que se beneficiarán empresas, autónomos y familias. De este modo, las nuevas medidas incluyen un aumento de las desgravaciones y disminuciones en la cantidad a pagar que repercutirá en los bolsillos de cuatro millones de andaluces. Tales novedades han sido incorporadas a aquellos tributos que el Estado español cede a sus comunidades autónomas: el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), el impuesto sobre el patrimonio, el impuesto sobre sucesiones y donaciones, el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, el impuesto especial sobre determinados medios de transportes y la tasa fiscal del juego. A continuación, se detallan las principales rebajas que afectan a estos tributos. 

Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF)

La nueva bajada en el tramo autonómico del IRPF propicia que la disminución se traduzca en hasta tres puntos menos en comparación comn la presión fiscal de hace tres años. Si en 2018 la tributación oscilaba entre un 10% y un 25,5% ahora lo hará entre un 9,5% y un 22,5%. Esto implica, segun explicaron fuentes de la Junta de Andalucía, que "la escala prevista para 2023 ha sido adelantada a 2022".

Impuesto sobre la renta (Familia)

Las deducciones por la incorporación de un hijo a la familia, ya sea por nacimiento o adopción, ascenderá a 200 euros. La cantidad se duplicará cuando se produzca en localidades con menos de 3.000 habitantes. Es decir, una familia que tenga un hijo, lo adopte o lo acoja en un municipio con problemas de despoblación tendrá una deducción fiscal de 400 euros.

Por otro lado, las deducciones de las familias numerosas ascenderán a 200 euros en aquellas que se correspondan con la categoría general y a 400 euros en las de categoría especial.

En cuanto a las deducciones por los gastos en academias de inglés o informática, los matrimonios con ingresos de hasta 80.000 euros podrán recuperar un 15% siempre y cuando no se superen los 150 euros por hijo.

La contratación de un empleado del hogar también se verá premiada con una degravación que puede alcanzar un 20% con un máximo de 500 euros al año. 

Impuesto sobre la renta (Vivienda)

El detalle más relevantes es la subida del máximo de las deducciones permitidas desde 19.000 euros anuales hasta 25.000 cuando la declaración se realiza de forma individual y desde los 24.000 euros hasta los 30.000 euros anuales cuando esta misma tributación se efectúa de forma conjunta.

Los jóvenes, en concreto los compradores menores de 35 años, se beneficiarán de un aumento de la degravación por la adquisición de una vivienda habitual cuando se trate de un inmueble protegido, ya que la deducción se incrementará del 2% al 5%.

En cuanto a las deducciones por el alquiler de la vivienda habitual, ascenderá a un 15% con un techo de 600 euros anuales para los menores de 35 años, mayores de 65 años y víctimas de violencia machista o del terrorismo. En el caso de las personas con discapacidad, el máximo sube a los 900 euros al año.

Además, según detallaron fuentes del Gobierno andaluz al poner un ejemplo en materia de vivienda, cualquier persona que venda su piso por 150.000 euros se ahorrará 3.000 euros en impuestos, ya que si antes pagaba 12.000 euros ahora solo hará frente por el mismo concepto a 9.000 euros.

Impuesto de sucesiones y donaciones

La principal novedad en esta nueva bajada del imnpuesto de sucesiones afecta a hermanos, tíos y sobrinos de modo que la tributación máxima caerá desde un 70% hasta un 45%. El Gobierno andaluz la defiende como una de las medidas estrellas y sostiene que en ninguna otra comunidad española se paga un porcentaje más bajo por este mismo concepto.

Las reducciones en la donación económica a descendientes para la compra de vivienda habitual también se harán más accesibles. Ya no se impondrá como requisito que se trate de la primera vivienda habitual del comprador para aplicarle el beneficio. El límite al que se aplica crece desde los 120.000 euros a los 150.000 a nivel general y de 180.000 a 250.000 cuando la donación se le hace a una persona con discapacidad.

Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados

En el caso de las transmisiones patrimoniales, la tributación caerá a una tasa única del 7% en los mismos impuestos que suponían un 8%, un 9% y un 10%, mientras que a los arrendamientos se aplicará un 0,3%. Y en los actos jurídicos documentados, se bajará hasta un 1,2%.

En el caso de las transmisiones patrimoniales onerosas se baja hasta un 6% para la compra de viviendas habituales con un valor inferior a 150.000 euros.

Asimismo, ha sido aumentado desde los 130.000 a los 150.000 euros la cantidad a partir de la cual se pueden obtener beneficios fiscales por la adquisición de un inmueble. Si el comprador es una familia numerosa o una persona discapacitada, también se abre la horquilla desde el tope actual de 180.000 euros hasta unos 250.000 euros. Por ejemplo, una familia numerosa que adquiera una vivienda por 250.000 euros se ahorrará 11.000 euros.  

Impuesto sobre el patrimonio

La Junta de Andalucía seguirá la misma escala que el Estado excepto en el último tramo, donde se mantendrá el 2,5% y no se pondrá en marcha la subida hasta el 3,5% realizada a nivel nacional.

Del resto de modificaciones introducidas en este tributos solo podrán beneficiarse las personas con discapacidad. La cantidad exenta sube, en personas con una discapacid de entre un 33% y un 65%, desde los 700.000 hasta 1.250.000 euros anuales. La cifra se eleva a 1.500.000 euros cuando se trata de personas con un grado de discapacidad aún mayor.

Impuesto especial sobre determinados medios de transporte

Los tributos para medios de transporte situados en un 16,9% y un 13,8% bajarán a un 14,7% y un 12%, respectivamente.