El portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, se mostró ayer convencido de que el PSOE permitirá que los presupuestos del 2022 salgan adelante ya que opinó que si le es «fácil» acordarlos con Bildu en Navarra le debe ser «más fácil» hacerlo en Andalucía «con un gobierno moderado».

Bendodo dijo tras el Consejo de Gobierno que si el socialismo puede pactar con Bildu en Navarra, con un incremento de 6 millones en sanidad mientras en Andalucía hay 1.100 millones más, no debe tener «ninguna complicación». Consideró que si no permiten que se aprueben las cuentas tendrán que explicar esta situación y aseguró que todavía alberga esperanzas de que el resto de partidos «pongan los intereses de Andalucía por encima de cualquier otra cosa».

El Gobierno andaluz no considera cerrada «la puerta de ningún grupo», por lo que el consejero de Hacienda, Juan Bravo, «tiene el encargo» de seguir con las negociaciones, para lo que ha convocado a los partidos a una nueva ronda de reuniones.

Por su parte, el PSOE avanzó ayer que si el PP vota en contra hoy de su proposición no de ley relativa a garantizar los servicios públicos esenciales, en la que se incluyen varias de las propuestas de resolución que fueron rechazadas en el debate de la comunidad, entenderá que renuncia a un acuerdo de presupuesto.

«Si nos encontramos con un nuevo ‘no’, ya sabremos que no están hablando de una negociación de los presupuestos, sino de un trágala, de un contrato de adhesión o un cheque en blanco, que ya dijimos con claridad que no vamos a aceptar», avisó en rueda de prensa la secretaria general del grupo socialista, Soledad Pérez.

Recordó que el PSOE entregó sus propuestas para negociar las cuentas del 2022, en las que la garantía de los servicios públicos esenciales son «las líneas rojas» para llegar a un acuerdo.

Pérez subrayó así que «sería importante» acudir a la nueva reunión sobre las cuentas «con una votación positiva» del PP a la citada proposición no de ley.