Las primarias de Ciudadanos Andalucía no se presumen tranquilas. Además del pulso que se espera entre el líder regional Juan Marín y el parlamentario por Córdoba Fran Carrillo, este ‘ensayo’ para las elecciones andaluzas ha comenzado a la gresca. Tanto Carrillo como la tercera candidata, la representante de la plataforma Renovadores Carmen Almagro, cuestionaron que los comicios internos hayan sido convocados en mitad del puente, sin previo aviso y con plazos tan ajustados que  este martes 14 de diciembre ya se sabrá quién será el candidato naranja a la presidencia de la Junta. Así, Carrillo habló de «cacicada e insulto» y en Renovadores se refirieron a «unas primarias exprés que no son democráticas».

Otro asunto que proyecta las discrepancias existentes es el de la coalición electoral con el PP de la que es partidario el aspirante oficialista a la reelección, Juan Marín, quien ha vuelto a quejarse de los frenos que el aparato popular de Génova suele echarle al PP andaluz. En este punto, Carrillo recuerda que «Cs no es el PP» y en Renovadores son aún más contundentes al oponerse frontalmente a la posible confluencia. 

A priori, Juan Marín parte con ventaja para seguir siendo la cabeza visible del partido en esta comunidad. El vicepresidente de la Junta goza del respaldo de la dirección nacional -en la que Guillermo Díaz y Javier Imbroda son los principales representantes malagueños- y además controla el aparato andaluz.

En cambio, la gran baza a jugar por el cordobés Fran Carrillo será la de los apoyos con los que cuenta por parte de varios compañeros suyos en el seno del fragmentado grupo que ocupa los 21 escaños de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía. En cuanto se supo que la dirección regional había convocado las esperadas primarias, Carrillo ya hizo ver con un enigmático ‘tuit’ que se enfrentaría a Marín. El ‘mediático’ parlamentario -que al igual que Sergio Romero perdió peso en el mismo grupo naranja en el que ha sido aupada la cartameña Teresa Pardo- recurrió para su anuncio a una frase de Marco Aurelio: «El impedimento para la acción hace avanzar la acción. Lo que se interpone en el camino se convierte en el camino». 

Entre los integrantes de este beligerante sector crítico figura el parlamentario por Málaga y veterinario Javier Pareja de Vega, quien al igual que Carrillo se expresó en Twitter a través de una cita . En concreto, Pareja criticó el modo en el que se había llevado a cabo la convocatoria del proceso. Lo hizo a través de la siguiente reflexión de Friedrich Hayek: «Las ‘emergencias’ siempre han sido el pretexto por el cual se han erosionado las salvaguardias de la libertad individual».

Ahora bien, en torno a Carrillo no se aglutinan en su totalidad los diputados autonómicos que discrepan con Juan Marín. Una de las incógnitas que se plantea es a quién apoyará la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, y su núcleo de afines. La onubense se había erigido en los últimos tiempos como la principal opositora al liderazgo regional del sanluqueño. Sin embargo, Rocío Ruiz ha decidido renunciar a su deseo de concurrir a las primarias naranjas para ser la candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Su paso al lado se vería, igualmente, explicado por el ‘tratado de paz’ que impuso Inés Arrimadas después de que ella misma estuviera en la cuerda floja a raíz del fracaso de la moción de censura en la comunidad murciana.

El apoyo mutuo que se prestan ahora Marín y Arrimadas ha influido en el paso al lado de Rocío Ruiz para no presentarse

Al contrario de lo que parecía lógico, Inés Arrimadas y Juan Marín hicieron piña para que no saltara por los aires la maltrecha relación que mantenían en ese preciso instante. Como ilustrativa muestra vale que el vicepresidente andaluz celebrase el segundo aniversario del Gobierno andaluz en un desayuno informativo con Albert Rivera y, un año después, haya hecho lo propio para el tercer cumpleaños con la política de origen jerezano que preside la dirección nacional.

El apoyo mutuo que se vienen prestando Arrimadas y Marín habría condicionado la reacción de la consejera de Igualdad, quien recapacitó su intención para evitarle al partido el trance de ‘unas primarias a cara de perro’ en Andalucía que erosionasen todavía más el hilillo de salud electoral que, según las encuestas, conserva. Es más, el papel que la formación juega en el Gobierno del cambio presidido por Juanma Moreno es, a día de hoy, el principal activo que le queda a Ciudadanos en el territorio nacional.

Además, debe ser tenida en cuenta la existencia de otra facción crítica en torno a la plataforma Renovadores, que en todo el país aglutina a un millar de afiliados. Este grupo fue el primero en anticiparse a los comicios internos andaluces y hace ya un mes que, tras unas primarias previas, proclamó a la sevillana Carmen Almagro como su candidata.