Si a la hora de celebrar un cumpleaños, un aniversario o simplemente quiere hacer algo más especial una merienda o un desayuno, la primera idea que le viene a la mente es "una palmera de la Kiki”, enhorabuena. O es usted malaguita, malaguita o está en el camino de serlo. El obrador malagueño Casa Kiki, fundado en 1984, lejos de amedrentarse en estos últimos meses marcados por la pandemia del coronavirus, en los que se ha visto obligado a dejar de vender sus productos en el vestíbulo del AVE de la estación María Zambrano, amplía sus fronteras más cercanas. Desde el pasado 19 de enero está abierto al público un nuevo establecimiento (el séptimo en total) en Torremolinos.

El anuncio de la apertura (hecho curiosamente el día antes, el Blue Monday) y el boca a boca han hecho que la afluencia de público al cash Beltrán, en la calle Antonio Márquez Muñoz (El Pinillo) donde se ubica el nuevo espacio de Casa Kiki, sea constante en la búsqueda de sus afamadas palmeras.

Y es que fueron las palmeras las que dieron a ‘la Kiki’, como popularmente se la conoce, el impulso definitivo y la fama que a día de hoy tiene. Gracias a sus dos variantes -gigante y rellena- y a una gama de sabores (más de una veintena) y la posibilidad de personalizarlas, hacen de ellas el producto estrella de un obrador que también oferta otros dulces, pasteles, bizcochos, panes y, por supuesto, locas malagueñas.

Con esta apertura, el obrador cuenta ya con cuatro establecimientos en Málaga capital (en Carretera de Cádiz, en Portada Alta, en el Puerto de la Torre y en el parque comercial Málaga Nostrum); otro en Coín y uno más en Fuengirola. Casa Kiki en Torremolinos abre de lunes a sábado, de 8:45 a 21:15 horas, y los domingos, de 9:00 a 15:00 horas y dispone de un número de teléfono para hacer pedidos a través del Whatsapp (625 429 945).