Las ciudades son las generadoras de actividades dentro de la economía europea, ya que proporcionan trabajos y servicios y actúan como catalizadores de la innovación en toda la Unión Europea (UE).

Cerca del 70 % de la población de la UE vive en zonas urbanas, las cuales generan más de dos tercios del PIB de la Europa comunitaria. Por contra, y de una manera también muy lógica, son lugares donde se concentran los problemas más persistentes de la sociedad postindustrial, como el desempleo, la pobreza, y las problemáticas medioambientales.

El éxito del desarrollo urbano solo puede lograrse a través de un enfoque integrado y la identificación de respuestas eficaces a estos retos que serán cruciales para lograr una sociedad inteligente, sostenible e integradora. El desarrollo urbano sostenible hace referencia a la mejora duradera y a largo plazo de las condiciones sociales, económicas y ambientales de un área urbana.

La estrategia Europa 2020 de la UE se basa en tres tipos de crecimientos: inteligente, sostenible e integradora. Inteligente gracias a una economía basada en el conocimiento y la innovación; sostenible para utilizar eficazmente los recursos de forma verde y competitiva; e integradora gracias a una economía con cohesión económica, social y territorial.

Con el fin de contribuir a la consecución de los objetivos de la Estrategia Europa 2020, los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos apoyan el Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado.

Para ello es necesario disponer de una estrategia coherente, equilibrada y con una visión a largo plazo. En el caso de España se destinaron más de 1.000 millones de euros para el desarrollo de estas estrategias.

Las estrategias DUSI se están desarrollando en las ciudades o áreas funcionales urbanas de más de 20.000 habitantes.

La primera convocatoria, ya finalizada, distribuyó el 70% de los fondos. Con fecha 22 de mayo de 2017 se publicó en el BOE la resolución de la segunda convocatoria, en la que se repartió el 30% restante.

Ante el éxito de estos procesos selectivos, el Ministerio de Hacienda y Función Pública habilitó una tercera convocatoria con aportación de fondos adicionales por parte del Ministerio y Comunidades Autónomas cuya resolución se publicó el pasado 7 de mayo de 2018.

La asignación máxima ha sido de 15 millones de euros para áreas funcionales mayores de 100.000 habitantes, 10 millones para áreas funcionales mayores de 50.000 y menores de 100.000 habitantes, y de 5 millones para áreas funcionales de entre 20.000 y 50.000 habitantes, conforme a las tasas de cofinanciación de los Fondos Europeos.

Objetivos temáticos

Con objeto de poder acceder a las convocatorias de financiación a través de Fondos Europeos, el diseño de una Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado tuvo que responder a los cuatro objetivos temáticos seleccionados del FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional):

-Mejorar el acceso, el uso y la calidad de las tecnologías de la información y la comunicación.

-Favorecer el paso a una economía de bajo nivel de emisión de carbono en todos los sectores.

-Conservar y proteger el medio ambiente y promover la eficiencia de los recursos.

-Promover la inclusión social y luchar contra la pobreza.

Una Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado debe pasar ineludiblemente por una identificación inicial de problemas y retos urbanos; un análisis integrado que abarque la dimensión física y medioambiental, climática, demográfica, social y económica; un diagnóstico y definición de resultados esperados; la delimitación del ámbito de actuación; un Plan de Implementación que comprenderá líneas de actuación, cronograma, presupuesto e indicadores de productividad; participación ciudadana y de los agentes sociales tanto en la fase de diseño como en la de implantación; mucha capacidad administrativa y principios horizontales y objetivos transversales FEDER: igualdad entre hombres y mujeres y no discriminación, desarrollo sostenible, accesibilidad, atención a cambio demográfico, mitigación y adaptación al cambio climático.

Málaga, muy beneficiada

La comunidad autónoma andaluza va a sumar en lo que es la tercera convocatoria de estos fondos 189,3 millones de un total de 353 reservados a España, de los que casi 50 corresponden a la provincia malagueña que acapara uno de cada siete millones de inversión. Marbella es por encima del resto la más beneficiada, con 15 millones de euros para su proyecto Ciudad Sostenible, que se centra en cuatro grandes objetivos temáticos: regeneración y rehabilitación urbana, ciudad inteligente y eficiencia energética, movilidad y accesibilidad y, en cuarto lugar, infraestructuras sociales.

Por detrás del municipio marbellí, localidades como Benalmádena y Fuengirola, han recibido diez millones de euros, que serán complementados con otros 2,5 millones de euros más que ponen sus Consistorios.

No menos significativa es la aportación que recibirá Torremolinos (hasta 6,2 millones de los 10 solicitados) para financiar la iniciativa recogida como Avante Torremolinos para «un nuevo modelo de ciudad».

Cártama dispondrá de un total de cinco millones para ‘La ciudad cohesionada que todos queremos’, con lo que pretende favorecer la conectividad y accesibilidad sostenible en el municipio. Cierra la lista Rincón de la Victoria con la iniciativa ‘Rincón es Vida’, que va a percibir 3,1 millones de euros, para abordar «una transformación integral y sostenible de Rincón de la Victoria desde el punto de vista social, urbanístico, económico y medioambiental».