Cinco personas han sido detenidas por presuntamente traficar con marihuana desde el sur de España hasta Alemania con vehículos que alquilaban en diferentes puntos de la Costa del Sol. La operación de la Policía Nacional ha permitido intervenir 87 kilogramos de cogollos, 10.000 euros en metálico, un arma semiautomática, un fusil y un hacha. Los cinco miembros del grupo han ingresado en prisión.

La investigación arrancó gracias a las informaciones que llegaron al Grupo de Crimen Organizado de la Comisaría Local de Torremolinos sobre una trama de ciudadanos albaneses que arrendarían vehículos en diferentes empresas de rent a car de la provincia de Málaga con el objetivo de distribuir sustancias estupefacientes. Una vez identificados los sospechosos, los agentes comprobaron que uno de ellos, un albanés con antecedentes por tráfico de drogas, estaba utilizando documentación italiana falsa. Las pesquisas llevaron a los investigadores hasta la localidad granadina de Almuñécar, donde el grupo residía en una vivienda y preparaban la adquisición, almacenamiento, preparación y envío a Alemania de grandes cantidades de marihuana en los vehículos alquilados en la costa de Málaga.

Tras detectar un cargamento de droga en Marchena (Sevilla), los agentes, con el apoyo del Grupo de Estupefacientes de la Comisaría de Motril, lograron interceptar los vehículos lanzadera, de carga y control tras una larga persecución que culminó con la aprehensión de 22 kilos de cogollos de marihuana envasados al vacío y el arresto de cinco personas, cuatro hombres de origen albanés y uno italiano de entre 24 y 36 años. La operación concluyó con un registro en la residencia de los investigados, donde se localizaron otros 65 kilos de marihuana, una pistola semiautomática, un fusil, dos envasadoras/termoselladoras, una balanza de precisión y 12 teléfonos.

Los agentes atribuyen a los arrestados los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a grupo criminal, tenencia ilícita de armas y contra la seguridad vial. Además, a uno de los miembros de la trama, a quien se le imputa también un delito de falsificación documental, le constaba una reclamación judicial en vigor por parte del Juzgado Central de Instrucción por un delito anterior contra la salud pública. El Juzgado de Instrucción Número 1 de Almuñécar ha decretado el ingreso en prisión de los cinco detenidos.