El comité de empresa del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos urbanos de Fuengirola, compuesto por los sindictos CSIF, UGT, USO y CCOO, ha convocado de forma unánime una huelga de carácter indefinido que dará comienzo el próximo viernes día 8 de octubre.

Los sindicatos denuncian la falta de negociación por parte de la empresa FCC Medio Ambiente SAU, titular del contrato del servicio, además del inicio de un procedimiento de modificación sustancial de las condiciones de trabajo de carácter colectivo con la aplicación del artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores.

Los representantes de los trabajadores afirman que las negociaciones, que comenzaron en de febrero de 2020 y se interrumpieron por las restricciones derivadas de la pandemia del Covid-19, se han desarrollado bajo la negativa de cualquier tipo de subida salarial o movimiento económico y social.

El comité denuncia la precariedad salarial que sufren los trabajadores de la contrata, así mismo, la falta de actualización del pliego de condiciones, debido a que la actual empresa se hizo de dicho contrato debido a una sentencia del TSJA, en la que obligaba al Ayuntamiento de Fuengirola a otorgarle el servicio a FCC SAU al observar irregularidades en el otorgamiento a la anterior empresa, Urbaser.

El comité denuncia la diferencias salariales que existen con otros municipios colindantes por el mismo trabajo realizado, e incluso dentro del mismo municipio, ya que el Ayuntamiento mantiene aún una parte del servicio de limpieza de la localidad con salarios muy por encima de los trabajadores de FCC Medio Ambiente SAU, no entendiendo que por el mismo trabajo haya diferentes salarios.

Asimismo ha manifestado en diferentes ocasiones al ayuntamiento la necesidad de actualizar las tablas del pliego de condiciones, con el fin de que para la licitación de próximos concursos, pueda quedar subsanados los ínfimos salarios que reciben el personal de la contrata.

Los sindicatos afirman que durante los momentos más duros de la pandemia, debido al confinamiento total de la ciudadanía, han realizado sus funciones como servicios esenciales con las dificultades de la falta de EPIs, demostrando una profesionalidad que justifica unas unas reivindicaciones acorde a su trabajo y estatus.

El comité de empresa reconoce que esta medida afectará a los ciudadanos de Fuengirola, pero la actitud de la empresa y del Ayuntamiento no les deja otra salida.

Se trata en definitiva de poder conseguir unos salarios dignos para los empleados del servicio y que de una vez por todas, puedan quedar subsanadas todas las reivindicaciones que desde hace muchos años lleva reclamando la plantilla, mediante un convenio colectivo justo.