Los tres suecos que fueron tiroteados hace once días en Fuengirola, uno de los cuales resultó herido de gravedad, intentaron el día antes un secuestro a punta de pistola en Marbella. Así lo concluye la Policía Nacional tras una investigación que ha culminado con siete personas detenidas en Málaga, Marbella, Fuengirola y Alicante que pertenecen a dos grupos suecos extremadamente violentos asentados en la Costa del Sol. Según ha informado hoy la Comisaría Provincial, el ataque se enmarca dentro de una lucha entre las dos organizaciones desde que el año 2013 fuera asesinado del líder de uno de los grupos. Esto desencadenó hechos sangrientos principalmente en Suecia, donde incluso utilizaron explosivos para acabar con la vida de sus miembros rivales poniendo en grave peligro a la ciudadanía. El juzgado encargado de la causa decretó prisión provisional para todos los arrestados, entre los que están las propias víctimas del ataque en el aparcamiento de un local de alterne de Fuengirola, mientras se les investiga por los presuntos delitos de tentativa de homicidio, tentativa de detención ilegal, organización criminal, tenencia ilícita de armas y robo con violencia.

Las fuentes han explicado que los especialistas del crimen organizado de la Costa del Sol tuvieron conocimiento del desembarco de estos ciudadanos suecos tras un incidente con armas de fuego ocurrido en mes de septiembre contra un establecimiento marbellí, actuación que se saldó con la detención de varios miembros de uno de los grupos.

El sábado 30 de octubre, un cliente de un céntrico establecimiento marbellí sufrió una tentativa de secuestro cuando se encontraba en la terraza del local. Cinco individuos con armas de fuego lo amenazaron, golpearon e intentaron introducirlo por la fuerza en una furgoneta, si bien finalmente pudo zafarse y huir. Un día después, a las 3:00 de la mañana, la respuesta la dieron dos encapuchados que tirotearon a los ocupantes de una furgoneta en el aparcamiento de un local de alterne y se dieron a la fuga. Uno de los ocupantes del vehículo resultó herido de gravedad.

Conexión entre los hechos

Los agentes consiguieron relacionar a las víctimas del tiroteo con la tentativa de secuestro, resultando ser las víctimas los presuntos autores del mismo. Los esfuerzos de los investigadores se centraron en identificar y localizar cuanto antes a todas las partes implicadas al tener la certeza de que la espiral de violencia iba a continuar. Este dispositivo culminó con la inmediata identificación y detención de siete personas (dos de ellos en Alicante) de ambos grupos apenas tres días después del suceso. Los arrestados se reparten los delitos de tentativa de homicidio, tentativa de detención ilegal, organización criminal, tenencia ilícita de armas y robo con violencia, poniendo fin a la lucha que se había trasladado recientemente a la provincia de Málaga. Además fueron practicados varios registros donde los agentes intervinieron vehículos, dispositivos móviles y 12.000 euros en efectivo.

La autoridad judicial competente ha dictado el ingreso en prisión para todos los investigados.