Los últimos trabajos realizados en el yacimiento de la ciudad romana de Suel, ubicada a los pies del Castillo de Sohail en Fuengirola, han puesto al descubierto restos de un área de actividad comercial y económica de la época, datada entre los siglos I y III.

Se trataría de "un edificio, significativo por sus dimensiones y decoración, no expoliado", con mármoles en suelo y paredes y, a tenor de las investigaciones, con pedestales de posibles estatuas en el entorno, según ha detallado la alcaldesa de la localidad, Ana Mula, en una visita a la zona.

Tanto la superficie que abarca, como la calidad de su construcción y los materiales utilizados dejan entrever que los restos encontrados pertenecerían a una edificación "de carácter público de notable relevancia", ha precisado la regidora.

Estas serían, por tanto, "las primeras evidencias en el yacimiento de zona pública", ha señalado Mula, que ha precisado que los hallazgos son el resultado del trabajo realizado sobre unos 700 metros cuadrados de los 1.600 que se van a estudiar.

Este proyecto de estudio arqueológico, que arrancó en 2018 promovido por el Ayuntamiento y consta de seis fases a desarrollar en seis años, se encuentra en la segunda campaña de excavaciones.

"Los nuevos hallazgos revelan que Fuengirola fue uno de los principales puntos comerciales de la Costa del Sol", y evidencian que la ciudad que fue "morada de las diferentes civilizaciones que han dominado el Mediterráneo a lo largo de los últimos milenios" y es sinónimo de "cultura e historia", ha destacado.

La excavación arqueológica de la ciudad romana de Suel, que en su primera incursión sacó a la luz buena parte del legado histórico de la zona, aspira a determinar la existencia de un "importante asentamiento" urbano de época romana, así como de un centro productivo y económico de referencia en la antigüedad.