El Festival de Málaga acaba de desvelar la identidad del primer protagonista de su vigéismo cuarta edición (del 3 al 13 de junio): Mariano Barroso. El guionista, director y actual presidente de la Academia de Cine recibirá el Premio Retrospectiva, galardón con el que el certamen respalda «la amplia trayectoria de uno de los nombres fundamentales del cine español», tal y como aseguran los responsables de la cita en un comunicado.

Además, el certamen editará junto con Pálido Fuego un libro que recoge una exhausativa entrevista realizada a Barroso por el guionista Alejandro Hernández, en la que abordan su carrera y filmografía. Alejandro Hernández ha trabajado con su entrevistado como guionista en varias películas y series como Todas las mujeres, La línea invisible, Lo mejor de Eva y Hormigas en la boca, entre otras.

«No hacemos cine con la moral, sería aburridísimo, el interés está en el conflicto y las contradicciones». Ése es el lema de la carrera de Mariano Barroso (Barcelona, 1959). Estudia dirección en el Laboratorio de William Layton y en el American Film Institute de Los Ángeles. Después de trabajar durante una temporada en teatro, publicidad y televisión, Fernando Colomo produce su ópera prima, Mi hermano del alma (1993), por la que recibió el Goya a la Mejor Dirección Novel, el Globo de Cristal del Festival de Karlovy Vary y el Premio Sant Jordi.

Después vinieron Éxtasis (1996), Los lobos de Washington (1999), Kasbah (2000), En el tiempo de las mariposas (2001), Hormigas en la boca (2005), Lo mejor de Eva (2012) y Todas las mujeres (2013), en la que llevó a la gran pantalla una historia que había desarrollado en televisión y recibió el Goya al Mejor Guion Adaptado. También compartió el Goya a Mejor Documental por la colectiva Invisibles, codirigida junto a Isabel Coixet, Javier Corcuera, Fernando León y Wim Wenders. Últimamente está muy centrado en su carrera televisiva, con series como La línea invisible (2020), Criminal. España (2019) y El día de mañana (2018), y de las tv movies En el tiempo de las mariposas ( 2001) y Lucrecia (1996). «Disfruto mucho desplegando tramas, desarrollando personajes, y en una serie se puede hacer de una manera más ambiciosa. Además, a nivel puramente industrial hemos vivido un auge de la ficción para plataformas y el proceso de producción es relativamente más fácil. Las plataformas necesitan material y las salas tienen un exceso, es así de claro», declaró recientemente.

En teatro ha dirigido obras teatrales como El hombre elefante, Closer y Recortes. También ha escrito y dirigido numerosos documentales, como El oficio de actor, además de obras para diversas organizaciones, como Médicos del mundo y Greenpeace. Alterna su labor en cine, teatro y televisión con la docencia. Tras ser jefe de la cátedra de Dirección de la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños en Cuba de 1997 a 1999, ha ejercido en la Escuela de Cine de Ciudad de la Luz de Alicante y la Universidad Menéndez Pelayo, entre otras.