Es infatigable, infinito, inabarcable. Nada ni nadie puede con Raphael. Tampoco, por supuesto, la pandemia. Destacaban algunas crónicas de su gira 6.0 que mientras a otros artistas el coronavirus y sus protocolos los ha empequeñecido, acorralándolos en el set acústico y la banda recortada, al de Linares ha producido un efecto contrario: «Centelleante superproducción (con macropantalla de vídeo como telón de fondo), tropa de una quincena de músicos y coristas y, sobre todo, él mismo, genio y figura, dando un puñetazo sobre la mesa en cada estrofa», escribió Jordi Bianciotto en su reseña de su recital de Pedralbes para El Periódico. Y el mito repitió la jugada anoche en la Cantera de Nagüeles, en su segunda cita con el Starlite Festival (la anterior fue el 5 de este mes de agosto), en la que demostró la genuina clave detrás de sus 60 años sobre los escenarios: el hambre siempre insatisfecha por cantar y contar a sus seguidores. Un dato: ¿cuántos cantantes ya no tan veteranos como Raphael sino jóvenes se emplean a fondo durante más de 2 horas (casi 30 canciones) en un concierto? Algo así está al alcance de muy pocos.

45

Raphael en el Starlite Festival de Marbella de 2021. Lorenzo Carnero

«Pensar en pequeño… ¿para qué? Siempre he pensado en grande, y fíjate que así es como se cumplen las cosas», argumentó el vocalista en una reciente entrevista con La Opinión de Málaga. Y así fue su concierto marbellí: a lo lo grande, sin parar, revisando un repertorio inmortal con la intensidad del que siente que debe demostrarlo absolutamente todo.