Ruth Rubio estrena este martes en Factoría Echegaray de 'Los Ignífugos', un premiado texto que ahonda en los límites de la ética y los asfixiantes sistemas sociales en los que habitamos a través de una historia en la que se entrecruzan un experimento con ratas a las que se habilita un paraíso artificial y las vicisitudes de un extraño y aislado entorno familiar.

Natalia Cobos, Virginia Nölting, Javier Cereto y Eskarnia protagonizan una obra que habla también de abandonar el nido, del deseo y sus fronteras, del lado oscuro de los paraísos artificiales y del fútbol como reivindicación y como lugar para el acto político.

La autora y directora onubense empezó a ensamblar en agosto en la sala de ensayos de Bodegueros 38 las piezas de su obra con vistas a su estreno de mañana martes 14 de septiembre. El Teatro Echegaray acogerá doce funciones de Los Ignífugos, con pases de martes a domingo hasta el día 26 (15 euros precio único con 2X1 en los pases de martes, miércoles y jueves), han recordado desde el Teatro en un comunicado.

La minimalista escenografía de Lola García, los movimientos escénicos modelados por el coreógrafo Abraham Iglesias, la iluminación de Sergio Rodríguez y un vestuario diseñado por Inma Pardo, la propia Rubio y su ayudante de dirección, Marina Sánchez Vílchez, completan la puesta en escena de este montaje de Factoría Echegaray, un proyecto respaldado desde el año 2018 por Unicaja Banco.

Por otro lado, han señalado que la coreografía de Fernando Hurtado sobre el Alzheimer prematuro 'El arte de perder cada día', segundo montaje de la sexta temporada de Factoría Echegaray, ya tiene elenco.

Las bailarinas Belén Mañas, Elena Castro y Elena Castellanos y la actriz Ana Moreno trabajan desde principios de septiembre con Hurtado y su ayudante de dirección, Inma Montalvo, con la mirada puesta en el estreno en el Teatro Echegaray el próximo 5 de octubre.

El nuevo curso de la productora se completará con la versión de Celia Dolci de Esperando a Míster Bojangles, adaptación teatral de Victoire Berger-Perrin de la novela de Olivier Bourdeaut; Heart-Shaped Box, obra del dramaturgo Francisco Javier Suárez acerca de la posibilidad del perdón que toma su nombre de la canción de Nirvana; la revisión interactiva de la tragedia clásica griega desde tintes cibernéticos y futuristas que aborda Angélica Gómez en Código Edipo, y el texto de Pedro Lendínez Fueron nosotros, una mirada a las dificultades de las clases trabajadoras durante el desarrollismo en España que se encuentra ya en el periodo de búsqueda de su elenco.