Piedra angular de la que suele considerarse la mejor saga literaria de ciencia ficción de la historia, la novela Dune creó en 1965 un fascinante universo del que han bebido tanto Star wars como Juego de tronos. La obra de Frank Herbert, compleja reflexión sobre política, poder, ecología y religión ambientada en el año 10191, ha tenido un peso capital en la cultura pop del último medio siglo a través de libros películas, series, cómics y videojuegos. Por esta razón, y aprovechando la llegada a los cines de la esperada versión cinematógrafica de Denis Villeneuve, repasamos aquí el inabarcable universo de Dune a través de algunas de sus palabras clave.

Sting en el papel de Feyd Rautha, en la película de David Lynch. |

A

Arrakis. Es el único planeta del universo conocido en el que se encuentra la especia, o mélange, droga expansiva de la vida y de la mente que producen los gigantescos gusanos que viven en sus desiertos de arena. Conocido también como Dune, es el planeta en el que Paul Atreides, convertido en mesías de las tribus fremen, se enfrenta en una última y épica batalla contra el Emperador y el Barón Harkkonen.

B

Bene Gesserit. Rigen los destinos políticos y religiosos del imperio desde la Casa Capitular. Son una orden femenina (las reverendas madres), cerrada, monástica, con enorme control: establecen alianzas carnales para propagar su poder. Silvana Mangano y Siân Phillips fueron las madres en la primera versión. Charlotte Rampling lo es en la segunda.

Sean Young y Kyle MacLachlan, en la versión de Lynch. Dibujo de Moebius, Dune de Jodorowsky. |

C

Casa Harkkonen. La casa Harkonnen es muy inquietante en la obra de Herbert, pero Lynch le otorgó unos rasgos mucho más próximos a su cine: aceite, humo, metal, sexo y violencia. Al libidinoso y purulento barón Harkonnen lo encarnó Kenneth McMillan, mientras que en la versión de Villeneuve es un Stellan Skarsgard sometido a 80 horas de maquillaje.

D

Dalí, Salvador. Alejandro Jodorowsky le propuso interpretar al Emperador en la versión cinematográfica que intentó levantar en vano a mediados de los 70. Dalí aceptó, siempre y cuando fuera el actor mejor pagado de Hollywood: 100.000 dólares por hora.

E

Especia. Sustancia extraída del planeta Arrakis que, de algún modo, viene a ser el motor del universo: expande tanto la vida de quien la consume como su capacidad cognitiva, otorgando incluso poderes oraculares. Su cosecha requiere de un proceso muy complejo, pues tan solo se puede recolectar en los desiertos de Arrakis con el riesgo de atraer a los gigantescos y peligrosos gusanos que la generan.

Una de las fascinantes naves creadas por Chris Foss para el proyecto fallido de Dune de Jodorowsky. |

F

Fremen. Habitan en el desierto profundo de Arrakis y son capaces de sobrevivir en las condiciones más extremas. Consideran a Paul Atreides su mesías redentor y le ayudarán en su batalla a muerte contra el Emperador. En el Dune de Villeneuve, Javier Bardem intrepreta a su líder, Stilgar.

G

Gusanos. En los libros son criaturas del planeta Arrakis que llegan a medir 400 metros. El agua es su peor enemigo. Lynch filmó la lucha de Paul Atreides con un gusano como si fuera Ahab contra la ballena blanca. Villeneuve tardó un año hasta encontrar el diseño perfecto.

H

Herbert, Frank. El ecologista de Tacoma escribió el primer libro de la saga en 1965. Había publicado anteriormente historias pulp en algunas revistas. Le interesó desde Jung hasta el budismo zen. Escribió seis novelas (el conjunto de Las crónicas de Dune), la última de ellas, Casa Capitular Dune, publicada en 1985, un año antes de su muerte.

I

Isaac, Oscar. El nuevo Leto Atreides (Jürgen Prochnow en la versión de Lynch) tiene experiencia en la ciencia ficción de gran producción -la última trilogía de Star wars- y la combina con relatos intimistas: Secretos de un matrimonio, con Jessica Chastain.

J

Jodorowsky, Alejandro. A mediados de los 70, el director y artista chileno de culto se embarcó en una aventura propia de un orate: llevar al cine la obra de Frank Herbert en la que debería ser la película más grande de todos los tiempos. Implicó a Orson Welles, Dalí, Pink Floyd, H. R. Giger, Moebius y Mick Jagger en un proyecto monumental del que hoy solo queda la leyenda. Imprescindible el documental Jodorodwky’s Dune, fascinante making of de una película que nunca existió.

El universo «Dune» de la A a la Z

K

KODETOVÁ, BARBARA. Esta actriz checoslovaca encarnó a Chani (el amor de Paul Atreides en Arrakis) en la miniserie Dune, producción de la cadena Syfy del 2000 en la que William Hurt fue el duque Leto Atreides. El resultado es tan fiel al original como algo aséptica. Tuvo una continuación con Hijos de Dune.

L

LYNCH, DAVID. Solo había rodado cortos experimentales y un largo underground (Cabeza borradora) cuando Mel Brooks lo puso frente a El hombre elefante. El éxito de esta animó a Dino de Laurentiis a encargarle la realización de la mastodóntica Dune. Todo un desafío con muchos escollos salvados a medias. Pero del fracaso de Dune surgiría Terciopelo azul.

M

MacLachlan, Kyle. Dune fue su primera colaboración con Lynch: un debutante al frente del reparto de una superproducción. Después vino la turbación de Terciopelo azul y el agente Cooper de Twin Peaks.

O

O’BANNON, DAN. Jodorowsky intentó sin éxito que Douglas Trumbull hiciera los efectos especiales de Dune. Recurriría después a Dan O’Bannon, coguionista y mago visual de Dark Star de Carpenter. Con el naufragio del proyecto, O’Bannon perdió dinero y casa. Luego escribió Alien: El octavo pasajero y Desafío total.

P

Perro Carlino. En una película de explícita rareza como la de Lynch, hubo un detalle que sorprendió a los amigos de los perros: ¿qué pintaba un carlino en el palacio de los Atreides y, sobre todo, en el campo de batalla llevado en brazos por Patrick Stewart?

R

Roth, Eric. Guionista de Forrest Gump, El curioso caso de Benjamin Button y Múnich, el veterano Eric Roth se ha encargado en la versión de Villeneuve de condensar a Herbert y llenar las lagunas de la versión de Lynch.

S

Sting. Sting, cuando aún era bajista de Police, persiguió con ahínco convertirse en actor. El papel de Feyd Rautha en la versión de Lynch fue uno de sus grandes momentos interpretativos: irónico e intimidador a la par.

T

Toto. La elección de Toto, una banda de rock AOR angelina, para componer la música del Dune de 1984 descolocó a todo el mundo. La verdad es que ni molesta ni se nota mucho. Brian Eno añadió la pieza Prophecy theme.

U

Universal. La major empeoró el filme de Lynch cuando montó a lo bruto para su unidad de televisión una versión de casi tres horas. Es mucho mejor el montaje alternativo a cargo de Spicediver de 2012.

V

Villeneuve, Denis. Al director quebequés no parece temblarle la mano ante la ciencia ficción con un pie puesto en el espectáculo y otro en la reflexión, como acreditan sus tres últimos (e imponentes) títulos: La llegada (Arrival), Blade runner 2049 y, ahora, Dune.

W

Warner. La productora de la película de Villeneuve decidió estrenarla de forma simultánea en cines y en su plataforma de streaming HBO Max. Y en manos de Warner está que haya o no segunda parte del filme, tal como lo había previsto el cineasta: dependerá de su éxito en taquilla.

Y

Young, Sean. Dos años después de dar vida a la icónica replicante Rachael en Blade runner, interpretó en la versión de Lynch de Dune a Chani. En el nuevo filme, Zendaya le toma el relevo.

Z

ZIMMER, HANS. Empezó a componer a mediados de los 80, pero es ya un clásico-moderno: El rey león, Gladiator, Interstellar, Blade runner 2049.... En el nuevo Dune va de lo atmosférico de Paul’s dream a lo operístico de Eclipse.