El Museo Carmen Thyssen de Málaga inaugura la exposición 'Real(ismos). Nuevas figuraciones en el arte español entre 1918 y 1936', que apuesta por la renovación y la modernidad en nuestro país a través de más de 80 obras, en las que se incluyen artistas como Salvador Dalí, Joan Miró, Pablo Picasso o Maruja Mallo.

La sala de exposiciones recogerá todas estas obras, de signo realista y figurativo, que se realizaron en España en un periodo breve pero intenso, en el que se desarrolló en nuestro país una de las mayores renovaciones artísticas, que nos llevó a una ruptura con el arte decimonónico, interrumpido por la Guerra Civil. Plantea un amplio recorrido que se desarrollan en el panorama de la primera vanguardia española en los años veinte y treinta, en paralelo a lo que en el contexto europeo se ha dado en llamar el «retorno al orden», coincidente con el período de entreguerras.

El visitante podrá descubrir que en el medio artístico español no hubo nada tan moderno y transgresor como estos nuevos realismos. "El montaje planteado apela a la libertad del espectador para que pueda encontrar lo que le interese. De esta forma, buscamos que la experiencia sea recreativa y que pueda divertirse, que no se sienta abrumada por los textos de la exposición", nos contaba Alberto Gil, comisario del Área de Conservación del Museo Thyssen. "La idea es que sin prejuicios los visitantes se dejen llevar en el espacio que hemos creado"

"Yo quiero hablar del valor añadido sobre la colección en la que nos basamos para hacer todos nuestros trabajos y que nos enmarca tanto cronológica como temáticamente y que explica el tema que hemos elegido para esta exposición el arte español", nos explicaba Lourdes Moreno, directora artística del Museo Thyssen. "Creemos que el arte español es un arte que a veces no amamos lo suficiente y no hablamos de los grandes nombres, sino de esa enorme cantidad de autores que por cuestiones de costumbre han sido obviados de la histografía".

La exposición quiere mostrar un periodo de una gran riqueza, con nombres menos reconocidos popularmente pero con una calidad excepcional. El Museo Thyssen ha conseguido encontrar su hueco en el panorama nacional con esa "nueva mirada que tiene tanto que aportar".

Este es un proyecto resiliente que empezó hace 3 años cuando se les propuso la idea de montar esta exposición. "Tuvimos que reprogramar y por fin hoy podemos estrenar gracias a los más de 50 prestadores que han mantenido vivo este proyecto", nos contaba Bárbara García, comisaria del Área de Conservación del Museo Thyssen. La revolución artística de plasmó en este estilo tan realista, y las guerras provocaron este nuevo realismo tan necesario. "Este arte representa mundos silenciosos en los que todo está parado como en un cataclismo, el que supuso la Primera Guerra Mundial".

El objetivo que se ha buscado con esta obra ha sido construir una atmósfera decisiva para que los distintos lenguajes se sumen a la modernidad europea que ha estado ausente en España, donde se creó un arte original bajo el paraguas del más auténtico realismo. Es una exposición creada por la "necesidad de contar una historia cuyo relato ha sido parcial".

"Es un lujo compartir esta inauguración gracias al convenio que tenemos con el ayuntamiento de Málaga que nos ayuda a poder hacer estas exposiciones. Intentamos que las nuevas generaciones aúnen cultura y el tema social para poder transformar la cultura", aclaraba Patricia Maldonado, Delegada de la Fundación 'La Caixa' en Andalucía. "Estamos convencidos de que esta exposición nos dará la visión para poder diferenciar todo lo que los artistas nos quieren mostrar y a cambiar nuestra visión hacia un mundo mejor".

"'Nuevos realismos' estaba pendiente en nuestro país. Sí se había hecho a nivel internacional pero en España todos los intentos que se han hecho ha sido confrontándolo en el panorama internacional, y nosotros queríamos mostrar una visión nacional", agregaba Alberto Gil, comisario del Área de Conservación del Museo Thyssen.

El criterio de elección ha sido la calidad y están ordenados por géneros que ponen de relieve el rico universo que se ofrece en el realismo español

Una visión panorámica en un momento fundamental del arte moderno español

Las 86 obras recogidas en la exposición se agrupan en géneros tradicionales como espacios (con paisajes y escenas interiores), sujetos (en los que podemos encontrar desnudos y retratos) y objetos (naturalezas muertas). Estas obras fluyen entre la recepción de las vanguardias internacionales, como puede ser el cubismo, y la apuesta por una nueva figuración que da lugar a este realismo moderno tan heterogéneo.

Esta exposición supone un proyecto de gran envergadura para el museo, ya que ha conseguido reunir una gran cantidad de obras de producción propia, a pesar de las circunstancias actuales en las que cuesta tanto la organización de este tipo de proyectos. Se ofrece un recorrido inédito que ofrece un recorrido por el arte español con una variedad panorámica por estas obras de los años previos a la Guerra Civil.

Se recogen obras de artistas tan conocidos como Salvador Dalí o Joan Miró, que fueron los pioneros de esta nueva vanguardia, pasando por maestros consagrados como Pablo Picasso y neorrealistas como Josep de Togores, y sin olvidar a esos artistas que quedaron a la sombra como Jorge Oramas o Santiago Pelegrín.

La exposición es exclusivamente española para mostrar la riqueza de un arte que es tremendamente moderno y de gran calidad. En España fuimos realistas y muy modernos en los años 20 y 30. La variedad se ve en el hecho de que en esta exposición se presentan a más de 50 artistas de todo el mundo artístico. Este abanico da como resultado un mosaico interesante y hermoso. Es un realismo antiacadémico y concertado con lo que está sucediendo en Europa en estos momentos.

El criterio de elección ha sido la calidad y están ordenados por géneros que ponen de relieve el rico universo que se ofrece en el realismo español. De esta manera, el Museo Thyssen quiere reivindicar la valía del realismo español.

"Esta exposición pone en relieve ese siglo XX en España tan poco valorado en comparación con otros países, y que un museo como el Thyssen lo haga con esa sensibilidad representa el espejo y la valentía que representa hacer esto", nos decía Javier Ferrer, Gerente del Museo Thyssen. "Para nosotros es vital crear esta atmósfera especial para que haya una representación del museo que se vive".

La exposición podrá verse de martes a domingo de 10.00 a 20.00 horas hasta el 4 de septiembre. Las entradas tendrán las siguientes tarifas: general (10€, para visitar todo el museo), reducida con acreditación (6€) para mayores de 65 años, pensionistas, estudiantes menores de 26 años, familias numerosas, Carné Joven Europeo y residentes de Málaga y gratuita, con acreditación, para personas con discapacidad mayor a 33%, menores de 18 años, menores de 13 años acompañados, desempleados, profesores y alumnos de BBAA o Historia del arte, estudiantes de la UMA, guías, prensa y miembros de la ICOM.