Las plataformas de streaming se llenan estos días de contenido navideño a mansalva. En la multitud de carteles se le hace a uno casi imposible escapar de un tipo muy concreto: un chico y una chica, sonrientísimos, posando acaramelados delante de un escenario hipercolorido, poblado por muérdagos, pinos hasta arriba de adornos y mucho, mucho brilli brilli. Sí, son las películas navideñas de la productora estadounidense Hallmark, cintas tan detestadas por algunos como devoradas por otros (digámoslo ya: yo mismo), que son frutos de temporada que caducan dentro de 30 días. Convencionales (algunos títulos son intercambiables), conservadoras (aunque, como veremos, con atisbos de apertura), predecibles (el chico y la chica siempre terminan juntos) y todo lo que quieran, muchas de ellas son ciertamente balsámicas, que dejamos puestas en off como muros de pantalla de ordenador, que relajan y nos ofrecen las hermosas posibilidades de un mundo mejor. 

Confeccionamos aquí, sin ironías ni aires de superioridad, una pequeña guía con algunas de las películas más meritorias de este particular subgénero (todas ellas, por cierto, disponibles en Amazon Prime Video durante estas fiestas) que cuenta con cada vez más adeptos en nuestro país.  

My Christmas Family Tree

Protagonizada por Aimee Teegarden, un nombre tan increíble que sólo podría ser verdadero (correcto: es el auténtico nombre de la actriz, conocida por su participación en Friday Night Lights, entre otras series). Una película más que curiosa por llevar al paroxismo total, abracadabrante, las características de los productos navideños Hallmark: en realidad, el filme parece una sucesión de viñetas felicísimas protagonizadas por los pluscuamperfectos modelos que salen en las imágenes de stock cuando vamos a comprar marcos de fotos. Hay conflictos, claro que hay conflictos en la trama (una treintañera huérfana descubre a través de un análisis de ADN que sí tuvo un padre biológico, un hombre que desconocía la existencia de la chica; luego hay más follón). Es todo un tour de force dramático salvado del drama a golpe de muérdago, chocolate caliente y galletas caseras.

 

Venid a Casa esta Navidad

Otra singular apuesta de Hallmark. Si busca algo más de hondura y emotividad en las habituales tramas romántico-jinglebellianas del sello, esta película, protagonizada por Jessy Schram y Brendan Penny, tiene lo que necesita: estructurada como una road movie, su trama se despliega a partir de un absorbente misterio (una mujer sufre un accidente, pierde la memoria y no recuerda qué hace en un pueblo remoto) y aborda por el camino asuntos emocionales de relevancia. Buena galería de personajes secundarios, excelente química entre los intérpretes principales, conflictos humanos planteados de manera cabal... 

Una Navidad inesperada

En diciembre de 2021 una señora de Texas tuiteó la siguiente queja: «Ya ni siquiera las películas navideñas de Hallmark se salvan de La Agenda Homosexual». Lo hizo por esta película en la que hay una llamativa pero leve subtrama protagonizada por dos lesbianas: no hay salidas del armario ni análisis de la problemática homosexual, no; simplemente, dos desconocidas se conocen en un entorno navideño y se gustan (no hay beso). Ojo, que es una tendencia al alza: hace no demasiado Netflix estrenó 'La estación de la felicidad', con Kristen Stewart, la primera película navideña de gran presupuesto protagonizada por lesbianas (no está mal, por cierto). 

¿Que qué tal el resto de 'Una navidad inesperada'? Sólo por el mosqueo de la señora de Texas vale la pena pero hay también una colección de enredos familiares más o menos encantadores a propósito de una expareja (heterosexual) que no hizo pública la ruptura en su momento. El magnetismo y simpatía de Bethany Joy Lenz (una titana habitual en este tipo de productos) hacen el resto.

Navidad bajo las estrellas  

Quizás uno de los mejores productos en su género. Respetando y celebrando todas y cada una de las convenciones de la línea de producción Hallmark, los habituales 87 minutos (ninguna película del sello llega a los 90 minutos) cunden por la melancolía y emotividad de las peripecias, además por un enfoque algo más maduro a la hora de hablar de relaciones sentimentales (uno de los personajes protagonistas es un viudo senior, algo de vuelta de todo a su edad). Más discreta y menos ornamental que la mayoría en lo suyo sin ser un tostón, y deja cierto poso.