Una odisea entre aviones, autobuses y maletas. Es lo que le espera al Rincón Fertilidad en los próximos once días para disputar cuatro encuentros consecutivos como visitante y así afrontar el durísimo calendario que tienen por delante las “panteras” de Suso Gallardo: los dos partidos de cuartos de final de la EHF European Cup, en Grecia, frente al PAOK de Salónica, el viernes 19 y el domingo 21; y dos de Liga Guerreras Iberdrola, uno que estaba aplazado por Covid-19 ante el Club Balonmano Atlético Guardés, el miércoles 24, y en Santander contra el Uneatlántico Pereda, el sábado 27.

Lo cierto es que este maratón de vuelos y kilómetros llega en el peor momento físico de la temporada para las malagueñas. Casi la totalidad de la plantilla, además del propio cuerpo técnico, han pasado semanas atrás el Covid-19, una cuestión que ha mermado notablemente el físico del equipo, como ya se pudo observar en el partido del sábado pasado contra el Super Amara Bera Bera, cuando no pudo aguantar el ritmo del rival en la segunda parte, una vez que las malagueñas se quedaron sin gasolina. Es el primer encuentro que pierde el Rincón Fertilidad en 11 meses, tras conservar una imbatibilidad que había durado más de una veintena de partidos, incluidos dos títulos oficiales: Copa de la Reina y Supercopa de España. Desde la visita al Atlético Guiardés del pasado mes de marzo, justo antes de llegar la pandemia, no perdían las de Gallardo (26-24).

El Tour de “las panteras” comienza la madrugada del jueves cuando las chicas se desplazan a las 4:00 desde Málaga hasta el aeropuerto Madrid Barajas. Allí cogerán este jueves por la mañana un avión rumbo a Atenas y desde allí tomarán otro avión para llegar a Salónica, ciudad en la que se disputan ambos partidos de cuartos de final de la competición europea a lo largo del fin de semana. En total serán 3.206 kilómetros Málaga-Madrid-Atenas-Salónica.

El próximo lunes, una vez superada (ojalá que con éxito) la eliminatoria continental, regreso a España, aunque esta vez con cambio de ruta. Salónica-Madrid, vía Múnich. Al llegar a la capital de España, el Rincón Fertilidad no volverá a casa. La expedición tiene pista para entrenar en Madrid y allí pernoctará el próximo lunes, una vez hayan sumado las malagueñas a sus cuerpos otros 2.728 kilómetros más.

En total serán 11 días, de viaje por tres países (España, Grecia y Alemania), siete ciudades (Málaga, Madrid, Atenas, Salónica, Múnich, A Guarda y Santander) y 8.250 kilómetros

A las 13:00 horas del martes, las “panteras” se montarán en un autobús rumbo a A Guarda, localidad de la provincia de Pontevedra muy cercana a la frontera con Portugal, destino al que esperan llegar entorno a las 22:00 horas, después de 652 kilómetros por carretera. Al día siguiente, el miércoles 24, el Rincón Fertilidad jugará frente al Club Balonmano Atlético Guardés a las 20:45 horas, un partido correspondiente a la jornada 7 y que se tendría que haber disputado el pasado 14 de noviembre, pero que fue aplazado por la pandemia.

Sin descanso después del encuentro en tierras gallegas, volverán a subirse a un autobús para viajar rumbo a Santander, a cuyo destino llegarán el jueves, tras 632 kilómetros más, con tiempo ahora sí para poder descansar un poco y recargar fuerzas ya que el partido de la jornada 13 contra el Uneatlántico Pereda cántabro es el sábado al mediodía.

El club ha tratado por todos los medios que el choque en Santander fuera el viernes por la noche, pero lo máximo que se ha conseguido es adelantarlo a las 12 horas del sábado 27 de febrero. Una vez concluya el choque en tierras cántabras, otra vez al autobús y vuelta, por fin a Málaga, donde la expedición costasoleña espera llegar pasada la media noche del sábado al domingo 28 de febrero, después de cruzar España entera de norte a sur y 1.032 kilómetros más.

En total serán 11 días, de viaje por tres países (España, Grecia y Alemania), siete ciudades (Málaga, Madrid, Atenas, Salónica, Múnich, A Guarda y Santander) y 8.250 kilómetros. Una exigencia deportiva y física brutal, que si fuera en cualquier otro deporte de elite abriría informativos de deportes en todas las televisiones y radios. Pero como es balonmano y además femenino, pues nadie lo destaca.

El equipo está preparado para el reto: Cuatro partidos a domicilio que pueden traer de vuelta a la ciudad cuatro victorias esenciales, dos de cara a la siguiente fase de la Liga Guerreras Iberdrola y otra histórica eliminatoria europea a doble partido que permita al equipo su histórico pase a las semifinales de la EHF European Cup.