El Trops Málaga y el Bathco Balonmano Torrelavega, líder absoluto de la División de Honor Plata, se vieron las caras el pasado fin de semana en Madrid, en un partido intrascendente para ambos conjuntos y que quedó aplazado el pasado 30 de enero a causa de varios casos positivos por coronavirus en las filas del club cántabro. El encuentro acabó con derrota para el Trops (33-27), aunque el resultado no variará la clasificación final al término de la primera fase ni las aspiraciones de ambos equipos, ya que los torrelaveguenses lucharán por el ascenso a la Liga Asobal mientras que los malagueños intentarán salvar la categoría.

El encuentro disputado en Madrid sirvió más bien para poco. Tan solo para que el Torrelavega diga adiós a la primera fase con 17 partidos sin perder de los 18 jugados y, en el caso del Trops, para ver quebrada su racha de cinco jornadas sin conocer la derrota. El choque lo abrió precisamente el Trops, con gol de Quintana en el 01:30, de rápida incursión por la izquierda. Pero la ventaja duró bastante poco, ya que el Torrelavega consiguió un parcial de 3-0 para poner el electrónico en 3-1 en el 06:51. Pese al buen arranque cántabro, los malagueños no perdían de vista el partido hasta que, de nuevo, un arreón local le dio una clara ventaja (13-7) a falta de siete minutos para el final del primer tiempo. 

Esta renta de seis goles se mantuvo hasta la conclusión del primer acto, al que se llegó con el resultado de 16-10, un marcador que dejaba a las claras las lagunas defensivas de los blanquiazules ante las ausencias, sobre todo, de Adrián Portela y Curro Muñoz, además de la del meta Oliva, el jugador con mejores números de toda la plantilla malacitana. Sin embargo, Pol Gavañach estuvo francamente bien bajo los palos e hizo paradas de mérito. Y es que el técnico del Trops, Quino Soler, prefirió dar minutos a los menos habituales aprovechando la intrascendencia del partido.

La segunda parte comenzó con el Trops mejor plantado en la pista y algo más acertado en ataque, de ahí que, en apenas dos minutos, pudiese acortar distancias para ponerse a cuatro (17-13), con goles de Palomeque, Carlos González y Quintana. La renta se redujo a tres (19-16) en el 08:42, con Carlos González y el chileno Matías Paya destacando en la faceta goleadora, pero el Torrelavega no se dejó sorprender y respondió en la pista para certificar que es un serio aspirante a estar en la élite la próxima campaña.

La mejoría malacitana tuvo su prolongación hasta el ecuador del segundo tiempo. Sin embargo, la exclusión de Cabello facilitó que el cuadro cántabro se marchara de nuevo de cinco goles de ventaja (24-19) en el 17:05. Precisamente Cabello, nada más salir a la pista, anotó el 24-20. Eso sí, la esperada reacción nunca llegó y el Torrelavega fue justo vencedor en un encuentro en el que debutó el portero juvenil malagueño Pablo Espejo y en el que los de la Costa de Sol recibieron el mayor número de goles de todas las jornadas disputadas, mientras que, curiosamente, fue el envite en el que más dianas anotaron junto con el partido de ida, precisamente, ante los cántabros, datos que confirman la poca tensión competitiva mostrada por ambos conjuntos durante un choque sin historia.