Kiosco

La Opinión de Málaga

Baloncesto

Francis Tomé: «Propuse una solución que el club no aceptó»

El entrenador malagueño ha sido destituido de su cargo en el CB Tizona, tras tres derrotas consecutivas, con el equipo en quinta posición

Francis Tomé concluye su etapa en el CB Tizona.

La profesión de entrenador, en ocasiones, es muy desagradecida. Bien lo sabe Francis Tomé, que ha sido destituido este pasado fin de semana como técnico del CB Tizona de LEB Plata. El malagueño estaba cumpliendo objetivos, tenía al equipo quinto en el Grupo Oeste, clasificado ya para pelear por el ascenso, e incluso hasta hace pocas semanas estuvo segundo a solo un triunfo del líder, pero una mala racha de tres derrotas consecutivas en un momento clave de la temporada le ha costado el puesto.

A la espera de partir de regreso a Málaga para disfrutar de un merecido descanso, Tomé atiende a La Opinión todavía desde Burgos para analizar lo que ha sido su final en el Tizona. «Mi profesión es así. Pierdes tres partidos seguidos justo en la fase final de la temporada y le puede pasar a cualquiera. Aquí no queda otra que asumirlo y afrontarlo», explica el preparador malagueño.

Francis Tomé había sido fichado para devolver al equipo a LEB Oro, una meta que todavía estaba a su alcance y para la que se veía con fuerzas suficientes. «Siempre, claro que sí. Se dieron otras circunstancias. No tiene más. Mirar hacia atrás solamente te vale para ver qué error has cometido. Yo también los he cometido. Solamente sirve para eso. Ahora intento descansar a Málaga y afrontar el futuro. Intentar ser feliz. Si entras en la dinámica de pensar que hubiera pasado. Esto ya no tiene solución. No volver a cometer lo mismos errores y buscar el futuro», asegura.

El técnico era consciente de que esto podía pasar, de hecho ya había mantenido conversaciones con el club para revertir la situación: «Las derrotas se producen por una serie de circunstancias, las puse en conocimiento del club. Lo sabían desde hace mucho tiempo. Propuse una solución que el club no aceptó. Entendía que podía suceder. En mi mundo es sencillo que pase».

Preguntado directamente por si considera justa la decisión, Tomé responde claramente: «Si te digo que ha sido justa hablaría muy mal de mí. No lo sé. Está claro que hay que asumirla, era una de las opciones. El equipo ha estado arriba, hemos ganado a los mejores. También hemos perdido con alguno de abajo. La mala suerte es que ha pasado al final de temporada.

Tomé quiere hacer borrón y cuenta nueva lo más pronto posible, tomarse unos días de descanso en Málaga y mirar ya hacia adelante, con el deseo de volver a entrenar la próxima temporada. «Soy muy joven, es mi primera experiencia fuera de Málaga. Creo que hemos hecho más cosas bien que mal. Hemos estado arriba. Tengo la esperanza de tener equipo el año que viene. Tengo 48 años y siempre he trabajado, nunca he tenido esa mala suerte. Espero que mi nombre suene para algún equipo», concluye.

Compartir el artículo

stats