El Costa del Sol Málaga regresó a lo grande a la Liga Guerreras Iberdrola en un Carranque abarrotado y que disfrutó del juego de las suyas. Victoria contundente frente al colista de la Liga Guerreras Iberdrola, el Grafometal La Rioja (31-22), en un duelo donde las costasoleñas impusieron su potencial para continuar viviendo en la zona alta de la clasificación.

Día redondo también por la vuelta a las pistas de la central gallega Estela Doiro, que sólo había disputado unos minutos esta temporada. También con el debut en División de Honor de la portera Eva Calvo con 16 años, que dio sus primeros pasos en la élite del balonmano femenino nacional.

De menos a más

No fluía el juego en los compases iniciales, pero pronto las de Suso Gallardo pisaban el acelerador para abrir hueco. Elena Cuadrado, con una bonita vaselina, ponía el 6-3. Las riojanas paraban el encuentro y surtía efecto porque volvían a meterse de lleno. Con Lorena Pérez lo igualaban minutos más tarde (8-8). Pero las malagueñas, espoleadas por un público animado, se encomendaban a Sara Bravo. La valenciana ponía el trampolín con cinco goles. Al descanso, brecha abierta (15-10) y el partido bien encaminado para las de casa.

Tras el parón tenía lugar el debut de Eva Calvo, que saltaba al corazón verde. Un día alegre para la cantera de las «panteras» y para el club. Y era curiosamente Virginia Fernández la que entonces comenzaba su exhibición. Paraba dos siete metros e incluso anotaba un gol desde su portería. Las malagueñas ya se habían escapado (26-14) y el entrenador repartía minutos entre toda la plantilla.

Buenas sensaciones corales en una victoria contundente e importante para no perder el paso en las alturas de la tabla. Ahora el Costa del Sol Málaga descansará la próxima semana y volverá a jugar el sábado 10 en casa frente al Beti Onak.