Mucho se habló del duelo sueco por la Race to Costa del Sol en la previa del Andalucía Costa del Sol Open de España, a cargo de Lynn Grant y Maja Stark, y del que ha salido victorioso la primera, pero al final, fue otra jugadora nórdica, Caroline Hedwall, la que acaparó los focos con una gran victoria tras derrotar en un play off de desempate a Morgane Metraux después de que ambas concluyeran empatadas a 274 golpes (-18).

Linn Grant redondeó una gran vuelta 66 golpes (-8) para un total de 275 golpes (-17) con la que obligaba a su compatriota y a la helvética, que venían por detrás, a hacer al menos un birdie más que ella. Ambas lo lograron, así que se vieron avocadas a un taquicárdico desempate que necesitó de cuatro hoyos para conocer a la vencedora.

«Es una sensación increíble, parece que he esperado siempre esta victoria. No estaba segura de conseguirla y ha sido una enorme alegría obtener este triunfo», aseguró la cuatro veces jugadora de Europa en la Solheim Cup.

«Ha sido una montaña rusa para ser honestos, tuve una lesión en 2014 que fue realmente dura para mí y tuve un gran bajón de autoestima. La victoria de 2018 significó mucho para mí. Ahora he vuelto más o menos a la normalidad y me siento muy bien. Mi juego está en su sitio y ha sido increíble poder terminar la temporada ganando este torneo tan prestigioso», sentenció la sueca.

La mejor jugadora española fue Cayetana Fernández, sensación de la semana por su golf de altísimo nivel durante los cuatro días, aunque cada uno de ellos ha sido diferente, ya que «las dos primeras jornadas he jugado muy sólida y las otras dos he tirado de garra, pero han sido unas vueltas muy luchadas, mi actuación ha superado mis expectativas y estoy muy contenta por el resultado final», resumió.

Y, además, «Cata» también fue la mejor amateur de la prueba, lo que la hace merecedora de la primera edición del Premio Celia Barquín: «Estoy muy contenta de lograr este premio, las jugadoras del equipo nacional siempre recordamos a Celia en los europeos que jugamos».

Ganar este torneo hubiera supuesto para Cayetana todo una disyuntiva, ya que le hubiera otorgado la tarjeta del Ladies European Tour, pero la madrileña volvió a tener los pies en el suelo: «Ganar hubiera sido un dilema, sobre todo para mi padre, pero yo hubiera seguido con mis planes, que son ir a la universidad durante cuatro años y, luego, hacerme profesional», concluyó.