El Club Deportivo Waterpolo Málaga firmó un partido redondo, de alta calidad y con mucho ingrediente de superación para batir a un gran rival de la Segunda Nacional masculina como el CN Vallirana de Barcelona (14-10).

Los malagueños se están convirtiendo en uno de los mejores equipos en defensa logrando blocajes y robos de balón, impidiendo la conexión con la boya y los jugadores interiores, y dando sensación de superioridad en los ataques rivales. Con estos ingredientes se armó una victoria, basada también en ganar tres posesiones iniciales en el nado, aprovechar las superioridades y tener mucha precisión en los tiros exteriores.

El equipo de Wil Sánchez controló el juego, siempre estuvieron por delante con distancias de dos o tres goles, salvo unos segundos al inicio del último cuarto. Los catalanes, eso sí, fueron realmente eficaces en las jugadas de superioridad, encontrando huecos por los flancos, y manteniendo a su equipo en el partido.

No obstante, la experiencia empieza a ser un grado en el joven conjunto malagueño, que no se achica ante equipos más veteranos. Cuando los visitantes se acercaron, los locales supieron mantener el control en defensa y disponer de un buen ataque para llevar el tempo. Prueba de ello fue el parcial final de 5-0 para finiquitar el partido, dar rienda suelta a la alegría en la grada y retomar el camino de la victoria en este grupo de la Segunda Nacional.

Los goleadores malagueños fueron Raúl Gil, Juan Bravo (2), Samu Ruiz (2), Simón Cisneros (6), Saúl Granados (2) y Petre Dumitru para unos parciales de 4-2, 3-4, 2-3 y 5-1.