El paro ha roto en marzo una tendencia continuada de subida en Málaga que duraba ya seis meses y se ha anotado, gracias a la dinámica de contrataciones que se han podido ir generando de cara a la Semana Santa, un descenso de 4.571 desempleados, lo que deja el total en 199.722, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Málaga cuenta con 16.002 parados más que a cierre de marzo de 2020, justo después del estallido de la pandemia y la declaración del Estado de Alarma. El actual nivel es el más alto para marzo desde 2014, cuando se empezaba a dejar atrás lo peor de la anterior crisis económica.

La bajada del desempleo de este pasado mes de marzo es, a nivel provincial, la cuarta más importante de España tras las de Huelva (5.667), Madrid (5.471) y Cádiz (4.685), y estuvo protagonizada por el sector de los servicios, con 4.484 parados menos, la construcción (-479) y la industria (-113), mientras que la agricultura registró una subida de 302 parados. El colectivo de personas sin empleo anterior, que incluye a los jóvenes que buscan su primer trabajo, subió en 203 desempleados.

La cifra de ocupados, por su parte, se incrementó en marzo en 4.384 afiliados a la Seguridad Social, lo que deja a Málaga con 595.421, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En relación a hace un año, el volumen baja en 11.242 cotizantes (un 1,8% menos). Respecto a los afectados por ERTE, la cifra en Málaga se sitúa en 33.927 (7.500 menos que el mes pasado), lo que refleja que las empresas han podido reincorporar a algunos trabajadores tras la relajación de las restricciones de horarios comerciales. Si en febrero eran 8.588 las empresas malagueñas con ERTE activado, ahora, a cierre de marzo, son 7.776.

De los colectivos con especiales dificultades de acceso al empleo destaca el número de parados mayores de 45 años, que asciende a 93.524, un 46% del total de la provincia, así como los parados de larga duración (104.590) .

El secretario general de UGT Málaga, Ramón Sánchez-Garrido, indicó que marzo fue «de menos a más, dejando un trimestre duro», y añadió que el paro en Málaga sigue teniendo rostro femenino. El 57% del conjunto de desempleados de la provincia son mujeres (115.540). También afirmó que la juventud se encuentra «en una clara indefensión» a la hora de encontrar un trabajo.

Su homólogo de CCOO, Fernando Cubillo, valoró el descenso del paro aunque dijo que la recuperación «aún se ve lejos» y que dependerá «de la evolución de la pandemia, de la vacunación, de la agilización de los ERTE y de la derogación de la reforma laboral». Instó a la Junta de Andalucía a agilizar las ayudas del Acuerdo de Medidas Extraordinarias recientemente firmado y, además, exigió al Gobierno que prolongue las ayudas de los ERTE más allá de mayo, fecha en la que finalizan.

Por parte de los empresarios, el presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Sergio Cuberos, afirmó que el paro ha bajado por la apuesta del sector comercial, hostelero y turístico de cara a Semana Santa, a pesar de que las expectativas de llegada de turistas eran muy bajas. «Se han realizado contrataciones y recuperado a parte del personal en ERTE. A algunos negocios les ha ido mejor que a otros pero, en general, las ventas del comercio han estado un 50% por debajo de 2019, el último año de normalidad», dijo. Cuberos opinó que la única salida pasa por el éxito del proceso de vacunación y lamentó que, a día de hoy, sólo el 7% de la población española esté vacunada con las dos dosis. Con esta tasa, salvar la campaña de verano se presenta «muy complicado», algo que, a su juicio, obliga al Ejecutivo a prolongar los ERTE hasta final de año.

La Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) dijo que la mejoría del empleo «debe ser interpretada con prudencia, porque estamos aún lejos de recuperar la densidad empresarial y los empleos perdidos». La Semana Santa ha supuesto para el sector servicios «un estímulo» que ha posibilitado el descenso del paro y de los trabajadores en ERTE. Sin embargo, y a la espera de que un mayor ritmo en la vacunación son fundamentales, en opinión de la CEM, la prórroga de los ERTE hasta final de año «para asegurar la pervivencia de las empresas y los empleos que sostienen».

España suma 400.000 parados desde que arrancó la pandemia

número de parados registrados en las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo se redujo en marzo en Andalucía en 16.925 personas respecto al mes anterior, un 1,69%, y el total se situó en 985.179, mientras que la afiliación a la Seguridad Social subió en 1.766, un 0,06%, hasta situarse en 3.097.039 cotizantes.

En un año (desde marzo de 2020) el paro se incrementó en 39.846 personas, un 4,2%, debido al impacto en el mercado laboral de la pandemia del coronavirus. Los datos del desempleo no incluyen a los trabajadores en ERTE, que sumaron en marzo una media de 105.147 en Andalucía.

En España el desempleo cayó en marzo en 59.149 personas, un 1,4%, hasta situarse el total en 3.949.640, mientras que la afiliación a la Seguridad Social creció en 70.790 hasta los 18,9 millones. En cuanto a la evolución anual, hay ahora 401.328 parados más que en marzo de 2020, en tanto que el empleo medido por cotizantes a la Seguridad Social bajó en 85.857, con una caída del 0,4%.

Junto a esto, en marzo también cayó el número de trabajadores acogidos a un ERTE en España hasta los 743.628.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, consideró que los datos de paro y afiliación «están lejos de reflejar la actividad económica normal», pero que «poco a poco» muestran que se está «avanzando».