La propietaria de una óptica de Málaga y una empleada han sido condenadas a seis meses de prisión por delito de intrusismo profesional tras acreditarse que la segunda llegó a ejercer durante el 2018 y hasta septiembre de 2019 las labores propias de la profesión sin contar con la titulación académica necesaria. Así lo ha comunicado hoy el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (COOOA), institución que también denunció que la dueña contrató a la empleada a sabiendas del incumplimiento de los requisitos legales, circunstancia de la que fue advertida para que regularizara esta situación "y no acató".

Tras llevar a cabo un proceso de investigación, los servicios jurídicos del COOOA se personaron como acusación particular presentando una querella en los juzgados de Málaga por delito de intrusismo profesional, siendo finalmente condenadas por el Juzgado de lo Penal número 3 de Málaga “criminalmente como responsables de un delito de intrusismo con la concurrencia de la atenuante de reparación del daño a la pena para cada acusada de seis meses e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y costas procesales”. Fuentes de la institución han añadido que las acusadas mostraron su conformidad con la calificación y penas solicitadas por el Ministerio Fiscal y la acusación particular

La presidenta del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía, Blanca Fernández, ha celebrado el resultado de la sentencia y ha afirmado que “es otro paso más en la constante labor de este Colegio Profesional para regularizar las situaciones profesionales irregulares en establecimientos y consultas y en la lucha denodada contra el intrusismo profesional". "Animamos a ciudadanos y colegiados a informar al COOOA de sospechas de prácticas delictivas que pueden perjudicar tanto a nuestro colectivo como a la sociedad”, ha añadido antes de recordar que se trata de la segunda sentencia favorable en este ámbito que obtenemos en solo unos meses, tras la emitida por el Juzgado de lo Penal de Sevilla, lo que pone de manifiesto que la persecución de este tipo de prácticas es una de las prioridades de nuestro Colegio y que estamos realizando un importante esfuerzo en denunciar que personas no cualificadas puedan ejercer libremente nuestra profesión, ya que constituye un verdadero riesgo para la salud de la población andaluza”, ha subrayado Fernández en un comunicado.