La Policía Nacional ha detenido en Málaga a un septuagenario aficionado a las armas que poseía un arsenal en un local cerrado al público. El arrestado habría incurrido en un presunto delito de tenencia ilícita de armas, según los sólidos indicios que recoge un informe balístico, entre las que figuran unas pistolas detonadoras y de fogueo o un disparador de bengalas, todas ellas modificadas. Los agentes también encontraron piezas de armamento manipuladas, 2,4 kilogramos de pólvora y 778 cartuchos, entre otros muchos efectos.

Los agentes tuvieron conocimiento del arsenal a raíz del aviso de la propietaria de un local localizado en el distrito de Carretera de Cádiz. La mujer descubrió un gran volumen de munición y pólvora cuando se disponía a limpiar el inmueble, que lo había tenido alquilado.Según las diligencias, el local había sido arrendado por la propietaria a un particular que recientemente había dejado el espacio. El arrendatario había realquilado a su vez parte del inmueble a un hombre, español de 73 años, que habría acondicionó el mismo como un taller para presuntamente manipular armas y fabricar cartuchería.

Una inspección ocular por parte de funcionarios de Policía Judicial, Policía Científica y los Tedax permitió encontrar armas que no estaban guiadas y otros efectos como dos escopetas de aire comprimido; una culata de escopeta; cinco miras telescópicas; un tambor y un cañón de revólver; un micrómetro; 17 cajas de cápsulas iniciadoras; diez bombonas de C02; 338 vainas metálicas de arma larga y otras 1.374 de arma corta; 88 vainas de cartuchos semi-metálicos; seis bengalas con disparador, 778 cartuchos -210 metálicos para arma larga, 15 semi-metálicos para escopeta y 553 metálicos para arma corta-; 13 envases conteniendo distintos tipos de pólvora -peso aproximado de dos kilogramos-; un bote conteniendo clorato potásico con 548 gramos; un subcalibre de mortero de 25 mm. y una granada de ejercicio de calibre 40 mm. -estas últimas usadas para instrucción y que carecían de carga-.

Según el informe balístico, el arrestado, que había sido militar de reemplazo en los años 70 y que cuenta con licencia activa en el uso de alguna armas, sería presunto responsable de un delito de tenencia ilícita de armas por estar en posesión de armas prohibidas y componentes manipulados. Además habría incurrido en supuestas infracciones de tipo administrativo respecto al reglamento de armas, tales como un exceso de almacenamiento de pólvora y munición, la posesión de cartuchería metálica sin autorización, o la carencia de permiso para la recarga de cartuchos.