Los concejales de la confluencia de Podemos e Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga ha exigido este lunes un refuerzo inmediato para el control de la plaga de oruga procesionaria que sufre la ciudad, con especial incidencia en parques infantiles, áreas de recreo y senderos con presencia de pinos, "ya que supone una clara amenaza para la población y para los animales de compañía".

La concejala portavoz adjunta de Adelante, Paqui Macías, ha alertado de que "la presencia de procesionarias está desatada en los parques y es un auténtico peligro, especialmente para la población infantil y las mascotas, los más vulnerables a sus potenciales efectos adversos".

Ha explicado que es un insecto que tiende a bajar de los árboles en los que habita, generalmente pinos, coincidiendo con las fechas previas a la primavera, debido a la subida de las temperaturas, "y está considerado muy peligroso para las personas y animales por los filamentos venenosos que expulsan de su cuerpo cuando se encuentran ante situaciones de peligro".

Macías ha explicado que "justo a finales de esta semana se ha procedido a la reapertura de los parques públicos dentro de la desescalada de la tercera ola de la pandemia, pero al no haberse realizado las tareas de prevención oportunas la vuelta al disfrute de los parques ha coincidido con la explosión de la plaga de procesionaria con los peligros que esta situación entraña".

El concejal de la coalición de izquierdas Nicolás Sguiglia, por su parte, ha apuntado que van a solicitar al Área de Parques y Jardines "información puntual sobre los planes implementados por el equipo de gobierno para la prevención y control de este tipo de plagas en el arbolado y en los parques y espacios naturales públicos, las partidas económicas destinadas y, claro está, la solicitud urgente de un refuerzo de la desinfección con la asignación de una partida específica en cantidad suficiente".