Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado 3 de mayo en Málaga a un hombre de 48 años y nacionalidad española por supuesto acoso continuado a una joven de 22 años, que un tiempo atrás había sido su profesora de baile.

Según las pesquisas, la obsesión del investigado por la víctima era tal que la llamaba reiteradamente a su teléfono móvil e incluso rondaba su actual puesto de trabajo, con el fin de conseguir una cita con ella.

La investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta por una profesora de baile, que informó a los agentes de los continuos episodios de acoso que sufría por parte de un exalumno, al que impartió hace un tiempo clases de baile en una academia situada en la capital malagueña.

Pese a que la víctima conoció al denunciado en el centro de baile, el acoso se produciría lejos de allí, al cambiar la joven de puesto de trabajo, han precisado desde la Policía Nacional en un comunicado.

Inicialmente, la víctima aceptó una invitación de amistad del investigado en una red social en Internet. Pronto, el hombre empezó a insinuarse y a solicitarle una cita, a lo que ella se negó en todo momento. Sin saber la denunciante cómo, el supuesto acosador consiguió su número de teléfono y comenzó a llamarla reiteradamente.

Además, el investigado comenzó a frecuentar el establecimiento donde la profesora trabaja en la actualidad, lo que le provocó crisis de ansiedad; una situación que le condujo a cambiar drásticamente sus hábitos de vida.

Finalmente, agentes de la Comisaría de Distrito Oeste detuvieron al investigado por su presunta responsabilidad en un delito de acoso.