La Gerencia Municipal de Urbanismo ha concedido la licencia de obra a la empresa encargada de reformar (Antonio González Servicios Inmobiliarios y Financieros) el antiguo edificio que acogía, en el Paseo de la Farola, el Gobierno Militar, un inmueble que se convertirá en un centro de ciberseguridad de la compañía Google. En total, se destinan 2.500 metros cuadrados a esta sede, donde se ofrecerá formación, se darán charlas, talleres y mentorías sobre ciberseguridad, habrá investigación y desarrollo de productos, entre otras especialidades. Google ya anunció su intención de desembarcar en Málaga en octubre de 2019, con el fin de promover la ciberseguridad en España a través de la formación y la concienciación a las pymes.

La apertura estaría prevista para 2023. De entrada, todas esas obras deberían estar culminadas a lo largo de 2022 para entregar el edificio listo a finales de ese año. El acuerdo de arrendamiento entre el propietario del inmueble y Google sería de algo menos de diez años.

"La elección de Málaga para albergar este nuevo hub de Google no es casual. Esta región cuenta con gran talento, un ecosistema de startups vibrante e incubadoras y aceleradoras de empresas que llevan cultivando el tejido tecnológico mucho tiempo. Desde Google adquirimos VirusTotal en 2012, equipo que está en constante colaboración con la Universidad de Málaga para fomentar el ecosistema y que pasará a desarrollar su trabajo desde este centro de excelencia para la ciberseguridad. Un paso más en nuestros esfuerzos en este campo", recordó Google cuando, en febrero, se conoció que desembarcaría en Málaga. Virus Total, firma malagueña dirigida por Bernardo Quintero, cuenta actualmente con unos 40 trabajadores Esta empresa ha sido clave para que el gigante norteamericano haya apostado por la ciudad a través de iniciativas como el programa «Google for Startups Accelerator».

Así, el informe de Urbanismo es en el aspecto técnico favorable a la concesión de la licencia de obras de reforma sobre este edificio que tiene protección arquitectónica de grado II, y al cambio de uso a centro de formación en ciberseguridad, actividades de investigación y desarrollo y conferencias. El Plan Ejecución Material de las obras es superior a los 2,78 millones de euros.

La licencia queda condicionada a aportar más documentos como el proyecto de ejecución debidamente visado, el estudio de seguridad y salud, un certificado de intervención del director de la obra, otro del director de la ejecución de las obras, la separata de las obras de urbanización y abonar las tasas por licencia. Asimismo, tiene que haber un informe favorable de la Agencia Española de Seguridad Aérea. La antigua Comdancia Militar se ubica en una parcela de 898 metrs cuadrados.

En la documentación, consta que la antigua Comandancia Militar, en el número 6 del Paseo de la Farola, tiene protección arquitectónica de grado II, por lo que los elementos a proteger son las fachadas y el volumen. Este inmueble es un exponente de la arquitectura de la autarquía y no hay muchos edificios similares en la ciudad, dice la ficha del estudio. Data de la década de los cincuenta del siglo XX.

El estado del edificio es "cuestionable", dice Urbanismo, "mostrando evidentes signos de abandono. No se encuentra en uso en la actualidad. El proyecto hace referencia a un estudio de patologías estructurales realizado", que califica el estado como muy malo.

El edificio está en una parcela calificada de equipamiento social, pero se permiten usos distintos al preexistentes, o el mantenimiento del mismo, siempre y cuando estos no sean un inconveniente para conservar el edificio.

Así, se prevé demoler y eliminar los volúmenes añadidos al edificio y que no representan el aspecto histórico inicial (se eliminan las dos garitas que invaden espacio público en las dos esquinas traseras del edificio, un volumen en planta cubierta que se destinaba a lavadero y un tercer volumen añadido en planta segunda, posiblemente también para lavadero); se prolongan las ventanas hasta nivel de solería conservando las dimensiones y anchos de huecos, así como los ejes verticales, en la fachada trasera se unificarán los huecos que iluminan la escalera, y se recupera uno de los accesos originales al edificio, hoy tapiados: se eleva la altura de los casetones de la cubierta para faciliar la accesibilidad y la conexión con la terraza descubierta, se amplía el casetón de salida a la cubierta junto al ascensor, se renueva la estructura del edificio, eliminando los elementos estructurales en malas condiciones y su sustitución por unos nuevos, así como refuerzo de cimentación mediante cimentaciones especiales hasta alcanzar el firme, se redistribuye la parte interior de forma completa y se actúa sobre los jardines exteriores.