El Ayuntamiento de Málaga, a través del Servicio de Parques y Jardines, ha puesto en marcha la creación de un nuevo sendero que unirá el Cementerio Inglés con el Castillo de Gibralfaro. La concejala del Área de Sostenibilidad Medioambiental, Gemma del Corral, visitó ayer las actuaciones que se están desarrollando para la creación del Sendero Cañada de Ingleses, que es como se va a denominar a este tramo de 330 metros en el que se van a invertir un total de 15.700 euros.

Este nuevo espacio se incorporará a la red de senderos del Parque Forestal de Gibralfaro, alcanzando así cerca de 5 kilómetros entre senderos y caminos. Del Corral señaló la importancia de esta actuación con la que se consigue «un nuevo acceso a la zona forestal y mejorar la accesibilidad de los vecinos del entorno uniendo la zona forestal y la urbana de una manera cómoda y cercana. Supone una invitación a disfrutar de la naturaleza en pleno centro de la ciudad».

La actuación está siendo ejecutada por la empresa Perica, adjudicataria del servicio de mantenimiento de zonas forestales. El sendero se inicia en la calle Cañada de los Ingleses, desde la parte trasera del Cementerio Inglés, y transcurre por 330 metros hasta unirse con el Sendero de la Malagueta, que forma parte de la red de senderos del Parque Forestal de Gibralfaro, y desde el que se puede llegar al castillo del mismo nombre o a los miradores del entorno.

En estos días se están ejecutando labores de silvicultura, eliminando vegetación alóctona y mejorando la vegetación autóctona; despedregando el camino existente; además se han creado escalones de piedra del propio terreno, para facilitar la accesibilidad en las zonas con mayor pendiente.

El proyecto incluye una pasarela de madera de 6 metros de longitud para salvar un punto de desnivel y de difícil acceso y dos pequeños miradores desde los que se podrá observar la bahía de Málaga en los que se instalará mobiliario acorde con el entorno natural.

Se prevé que los trabajos terminen en los próximos días, por lo que se apertura podría producirse en pocas semanas.

Hacer senderismo en este tipo de vías naturales pero que transcurren por itinerarios urbanos se ha convertido en una alternativa saludable para hacer deporte que muchos ciudadanos escogen para estar en contacto al aire libre sin salir de la ciudad y poder interactuar así con la naturaleza.

Ello también está muy relacionado con los nuevos hábitos de vida saludable, que en la época postpandémica van a ser más necesarios que nunca, aunque siempre se ha aconsejado por los sanitarios llevar una existencia activa en la que no falten una dieta equilibrada y un ejercicio diario moderado.

La ciudad cuenta con varios caminos forestales urbanos de calidad con el fin de ofrecer una alternativa de ocio a los ciudadanos amantes de la naturaleza.